El Periódico

Condenado por violar durante años a la hija de unos amigos menor de edad

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, declara probados los hechos ocurridos entre septiembre de 2004 y noviembre de 2009, que fueron juzgados en la Audiencia Provincial el pasado mes de enero

EFE / PALENCIA

Jueves, 25 de febrero del 2016 - 18:42 CET

La Audiencia de Palencia ha condenado a un hombre de 59 años a una pena de 14 años de prisión por un delito continuado de violación a la hija de unos amigos que se inició cuando la menor tenía 15 años y se prolongó hasta que cumplió los veinte.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, declara probados los hechos ocurridos entre septiembre de 2004 y noviembre de 2009, que fueron juzgados en la Audiencia Provincial el pasado mes de enero.

El juez condena a C.R.P. como autor responsable de un delito continuado de violación, a 14 años de cárcel, con la accesoria de inhabilitación absoluta durante el tiempo que dure la condena, y le prohíbe acercarse a menos de 500 metros y comunicarse con la víctima y su familia durante 18 años.

Además se le impone una indemnización de 60.000 euros a la joven por los perjuicios morales y psicológicos sufridos. Según consta en la sentencia, los hechos se iniciaron en septiembre de 2004, cuando el hombre, que era amigo de la familia de la víctima, que entonces tenía 15 años, la violó y después la amenazó con matarla a ella y a su familia si contaba algo.

La menor, por el miedo que le infundía el hombre, que es cazador y tenía armas de fuego, "desarrolló un estado psicológico de sumisión basado en el temor, que la llevó a consentir a lo largo de los años numerosos actos de naturaleza sexual".

Según la sentencia, la joven vivió en "permanente estado de temor" durante años, en los que el hombre la violaba y pretendía mantener una relación de normalidad, como si fueran una pareja, para después amenazarla con "acabar con la vida de su familia y de ella misma".

En diciembre de 2009 la joven denuncio estos hechos en la Comisaría de Policía de Palencia. Como consecuencia de las reiteradas agresiones sexuales sufridas a lo largo de los años y del estado de temor a que fue sometida, la joven sufre estrés postraumático crónico que exige asistencia psicológica de por vida, según consta en la sentencia, que no es firme y se puede recurrir ante la Audiencia provincial.