El Periódico

ANIVERSARIO DEL PRIMER TRAMO MADRID-SEVILLA

El AVE cumple 25 años y ya ha costado 1.118 euros a cada ciudadano

La alta velocidad en España es la seguna más extensa del planeta y acumula 357 millones de viajeros

Los expertos instan a invertir más en la corta y la media distancia y a una planificación "más racional"

El AVE cumple 25 años y ya ha costado 1.118 euros a cada ciudadano

EFE / JULIO MUÑOZ

De izquierda a derecha, Merce Sala, Narcís Serra, Josep Borrell y Manuel Cháves, en la terminal del AVE en la Expo 92 de Sevilla, a su llegada del viaje inaugural de la alta velocidad procedente de Madrid.

CARLOS MÁRQUEZ DANIEL / BARCELONA

Jueves, 20 de abril del 2017 - 12:01 CEST

Francisco Mesa es un nombre común que pocos o nadie vinculan a un hecho histórico en España. El 14 de abril de 1992, este maquinista era el encargado de comandar el primer tren de alta velocidad que surcaba las vías estatales. A bordo, personalidades como el vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra (hoy imputado por su gestión al frente de Catalunya Caixa); el ministro de Obras Públicas, Josep Borrell, y la presidenta de Renfe, Mercè Sala. Curioso: los tres catalanes. E irónico, pues el AVE todavía tardaría 16 años en llegar a Barcelona.

Hay quien sospecha que el entonces presidente, Felipe González, pensó que si la capital catalana tenía Juegos Olímpicos, su ciudad, Sevilla, se haría con el primer tren rápido. La razón técnica, sin embargo, era mucho menos jugosa: el paso de Despeñaperros requería de un nuevo trayecto para conectar la capital con Andalucía, un proyecto coincidió con el albor de la alta velocidad en España. Se juntaron el hambre y las ganas de comer. En cualquier caso, ahí empezó la fiebre del AVE. Y hasta hoy, cuando España es el segundo país del mundo en kilómetros de alta velocidad (más de 3.200), solo superado por China.

EL PRIMER VIAJE

Tras el estreno político llegó el debut ciudadano. El primer viaje con pasaje civil se realizó el 21 de abril, así que este viernes se cumplen 25 años de la efeméride. Estreno civil y también monárquico, pues los reyes Juan Carlos y Sofía también pasaron por el torno para probar el invento. Tal y como sugieren los problemas matemáticos de la adolescencia, a las siete de la mañana, un tren salió de Atocha y otro partió del paradero sevillano de Santa Justa para encontrarse en algún punto entre Córdoba y Ciudad Real a una velocidad superior a los 250 kilómetros por hora, lo que permitió reducir en más de dos horas el tiempo de viaje en un recorrido de 471 kilómetros.

La alta velocidad ya ha costado cerca de 51.775 millones y para este año tiene destinados 2.330

En este cuarto de siglo, más de 72 millones de personas han realizado este trayecto. Y si se amplía el foco, la alta velocidad acumula en España más de 357 millones de validaciones. Si ha sido o no rentable, eso es otro cantar. Como demuestra el fiasco del túnel del Pertús, que conecta por alta velocidad España y Francia, cuya concesión ha tenido que ser finalmente rescatada por los Estados de ambos países. O determinados aeropuertos con más pájaros que aviones. Un estudio de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) concluyó en el 2015 que ninguna línea española del AVE es rentable "social y económicamente" (la inversión total supera los 51.775 millones de euros; 1.118 euros por ciudadano). Ni el trazado Madrid-Barcelona consigue cubrir costes, según este informe. El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, ha asegurado este jueves, en cambio, que la alta velocidad ha generado beneficios económicos, sociales y medioambientales estimados en unos 4.000 millones de euros. 

CHAPUZA FERROVIARIA

A ojos de Ricard Riol, presidente de la asociación Promoción del Transporte Público (PTP), la planificación de la alta velocidad "ha sido el gran error de la política ferroviaria española". "La pérdida de viajeros en los años 80 y un ferrocarril muy anticuado generaron este exceso, cuando lo más inteligente habría sido un despliegue más racional y apostar también por la corta y media distancia", señala. Las últimas noticias no van en el sentido de la recomendación de este experto, pues para este año está prevista una inversión de 2.330 millones de euros para hacer llegar la alta velocidad a Asturias, País Vasco, Extremadura, Galicia, Murcia o Navarra. Para la red convencional, en cambio, se han destinado cerca de 800 millones para su mantenimiento.

Los usuarios del tren de larga distancia casi doblan el número de viajeros del avión

Mientras el AVE a Sevilla ya es un hombretón, la alta velocidad entre Madrid y Barcelona sigue en primaria. La línea no ha cumplido todavía los 10 años y es, de largo, la más concurrida, hasta el punto de que ya supera con creces al puente aéreo, con una cuota de mercado del 62,7% y una media de 3,8 millones de pasajeros anuales entre ambas ciudades, con un incremento de casi el 5% en el último ejercicio, según cifras de Renfe. En en conjunto de España, el tren de larga distancia dobla (30,2 millones de viajeros por año) al transporte aéreo, que se sitúa en 13,8 millones de billetes expedidos.

ACTO EN SEVILLA

La línea de AVE ha experimentado situaciones complicadas materializadas en algunas suspensiones temporales del servicio, y en dos ocasiones, a consecuencia de atentados terroristas. Con anterioridad, durante las obras, el GRAPO colocó dos artefactos que provocaron daños materiales. Ahora son las estrecheces económicas las que más dañan la red. Por no hablar de los retrasos, como la estación de la Sagrera de Barcelona.

Está previsto que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, participe este viernes de los actos conmemorativos del 25º aniversario. Se celebrarán en la estación de Santa Justa de Sevilla y en el Real Alcázar, y se espera también la asistencia de Felipe González, la presidenta andaluza y candidata a liderar el PSOE, Susana Díaz, y el ministro de Fomento.

TEMAS