El Periódico

Concierto Beatles

fotos enviadas al diario con la etiqueta #selfiesepc

El año del 'selfie'

El 'Oxford English Dictionary' corona el neologismo para el autorretrato digital como la palabra del 2013

La moda de estas fotos triunfa en la red

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Domingo, 29 de diciembre del 2013

¿El fenómeno del año en internet? El 'selfie'. ¿Y qué es? «Una fotografía que alguien se hace a sí mismo, normalmente con un smartphone o una webcam, para subirla a un foro o red social». Así lo define el 'Oxford English Dictionary', que después de detectar que el uso en la red de este neologismo se ha incrementado un 17.000% en el último año ha coronado 'selfie' como la palabra del 2013.

Esta nueva forma de autorretratarse ha adquirido el impulso definitivo desde que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se sumó a la moda haciéndose un 'selfie' con Thorning-Schmidt, la primera ministra de Dinamarca, y David Cameron, el primer ministro del Reino Unido, en el funeral de Nelson Mandela. Un fotoperiodista captó el momento y la imagen resultante ha consagrado la tendencia en todo el mundo, con ayudas nada desdeñable, como el 'selfie' del papa Francisco con un grupo de jóvenes.

Pero 'selfie' no es una palabra tan nueva. Su primer uso documentado se encuentra en el año 2002 en un foro australiano del portal ABC on-line, donde un usuario explicó cómo se había partido el labio tras tropezar por una escalera e ilustró el accidente con una fotografía de su maltrecho rostro. En el 'post' pedía disculpas por la mala calidad de la imagen que había colgado y la justificaba explicando que era un 'selfie', es decir, un autorretrato.

Cuestión de segundos

Sin embargo, no fue hasta la década en curso cuando el 'selfie' empezó popularizarse gracias a la masificación de las cámaras delanteras en los teléfonos inteligentes y de las aplicaciones para editar imágenes.

Ahora, millones y millones de personas pueden hacerse en segundos un autorretrato viendo cómo queda y compartirlo también en segundos con el planeta.

Según Phil González, creador de la vasta comunidad de usuarios de Instagram Instagramers.com, el 'selfie' «nació como una excusa divertida para enseñarse a uno mismo». En este último año hacerse un 'selfie' y colgarlo en la red se ha convertido en algo casi rutinario. Instagram cuenta con una media de 72.000 al día que llevan la etiqueta '#selfie'. González comenta que se ha detectado que este tipo de autofotos abundan más durante el fin de semana, cuando la gente quiere mostrar sus momentos de ocio con los amigos o practicando alguna actividad que no sea estar en el trabajo.

La revancha del 'yo'

El éxito de esta manera de autorretratarse no es fruto de la casualidad, sino que refleja «la necesidad que hay de hacerse ver para demostrar que se tiene una vida maravillosa», añade Jordi Busquets, doctor en Sociología. Por esta razón, el fenómeno va acompañado del calificativo narcisista. Busquets explica que la necesidad de los individuos de mostrarse ha existido siempre, pero, añade, «ahora es más exagerada porque a través de las nuevas tecnologías se ha descubierto una nueva forma de comunicación».

De acuerdo en lo esencial con Busquets, Nuria Escalona, autora del libro '#DigiTalk, del márketing directo a la comunicación 2.0', agrega que el 'boom' del 'selfie' también tiene algo de liberación, de revancha contra la represión del yo en la sociedad previa a internet. «Antes -explica- los ciudadanos apenas podíamos expresarnos, pero ahora esto ha cambiado y todos podemos y queremos darnos a conocer». El triunfo del 'selfie' recae en la evolución tecnológica y en el auge del narcisismo de la sociedad, pero difícilmente habría sido tan apoteósico sin un factor dinamizador: los famosos. Por citar solo dos ejemplos, cantantes como Beyonce o Miley Cyrus llenan sus redes sociales con autofotos que «muchos de sus seguidores imitan con sus propios selfies», señala González.

Uno cada día

Además, el carácter instantáneo y espontáneo intrínseco a este tipo de fotografías suponen un aliciente para dispararlas. Un ejemplo es Benny Winfield, un estadounidense considerado el líder del movimiento, que desde el pasado julio sube a su cuenta de Instragram un 'selfie' diario y que cuenta ya con más de 120.000 seguidores.

El ahora delantero del Milan recordó que "me perjudicó la comparación con Messi, Leo solo hay uno"