El Periódico

Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

Los Maristas infringieron el protocolo y callaron los abusos ante la Generalitat

Al menos cinco profesores y un monitor del centro de Sants-Les Corts han sido denunciados ante los Mossos

Ensenyament avisa a la orden de que perderá la subvención pública si es condenada por ocultación

Los Maristas infringieron el protocolo y callaron los abusos ante la Generalitat

FERRAN NADEU

Entrada del colegio de los Maristas de Sants-Les Corts en la calle Vallespir de Barcelona.

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Miércoles, 10 de febrero del 2016 - 22:30 CET

El protocolo oficial lo dice muy claro: cualquier situación de malos tratos de carácter grave que haya sufrido un menor en el ámbito educativo deberá ser comunicada por los responsables del colegio o instituto al que asiste ese niño ante la dirección general de atención a la infancia y la adolescencia (DGAIA) de la Generalitat, además de a la Fiscalía de Menores o al correspondiente juzgado de guardia. Pero la Fundación Champagnat, la entidad titular del colegio de los Maristas de Sants-Les Corts, se saltó esa primera parte del protocolo, suscrito en el 2006 entre las 'conselleries' de Benestar Social y Ensenyament para la detección, notificación, derivación y coordinación de casos de maltrato infantil en las escuelas. A la DGAIA no le consta haber recibido nunca comunicación oficial de los casos de pederastia cometidos en esa escuela concertada, según han confirmado fuentes del departamento que actualmente dirige la 'consellera' Dolors Bassa.

Ni siquiera se les notificó lo ocurrido en el 2011, cuando los Maristas sí presentaron una denuncia ante la Fiscalía de Menores de Barcelona contra el hasta entonces profesor de gimnasia del colegio, Joaquim Benítez, que acabó siendo despedido. Aquella demanda judicial acabó archivada, ya que la familia del menor que había sido víctima de los abusos no llegó finalmente a ratificarla. Por supuesto, tampoco se informó a la DGAIA en el 2013 del caso de abusos cometidos contra el hijo de Manuel, el padre que ha destapado todo el escándalo, por el que de momento han sido ya denunciados al menos cinco profesores y un monitor de comedor (este último no perteneciente a la plantilla del centro).

Lágrimas en el aula

Los tutores de cada curso en los Maristas de Sants-Les Corts han abordado este miércoles en clase "los hechos ocurridos" en el centro. Las explicaciones dadas, que se han adaptado según el nivel de cada clase, han arrancado lágrimas y han dejado a la mayoría de los alumnos conmocionados, han indicado algunos padres.

Mientras tanto, en el Parlament, el ‘conseller’ de Interior, Jordi Jané, ha animado a las víctimas a dar un paso al frente y a presentar denuncias. Hasta ahora son ya cinco los docentes denunciados.

El protocolo va a ser revisado de cabo a rabo, "porque solo por el hecho de que se haya producido un caso significa que hay algo que falla", ha anunciado este miércoles la 'consellera' de Ensenyament, Meritxell Ruiz, tras una comparecencia en el Parlament. Ruiz ha lamentado también que la fundación de los Maristas no pusiera en conocimiento de la Generalitat lo ocurrido, "porque de haberlo sabido, al menos, se habrían podido activar los mecanismos de atención a las familias afectadas". En aquellos años, sin embargo, las escuelas concertadas no estaba obligadas a dar parte a Ensenyament si se producía un caso de malos tratos. Esa laguna se solventó en el 2014 con la inclusión en el protocolo de una mención expresa, por la que desde entonces, además de a la justicia y a la DGAIA, también hay que notificar los hechos a los servicios territoriales de Ensenyament y a la inspección educativa.

RETIRADA DEL CONCIERTO

De ser considerados los Maristas culpables de un posible delito de ocultación de las prácticas pederastas presuntamente cometidas por algunos de sus profesores, la orden se expone a que le sea retirado el concierto educativo (subvención pública), indicó la 'consellera', que no concretó si semejante medida afectaría a solo a la escuela de Sants-Les Corts o a todos los colegios que esta centenaria congregación religiosa tiene en distintas ciudades de Catalunya.

Antes de conocer la primera denuncia contra Joaquim Benítez, la fundación Champagnat había empezado a trabajar ya en su propio protocolo de actuación en casos de abusos contra menores. El documento fue aprobado definitivamente en el 2013, pero según ha reconocido a este diario una portavoz los procedimientos allí previstos todavía no se han acabado de desplegar, porque el plan de formación para difundirlo en las escuelas no se ha completado. "Faltan el profesorado y las familias", ha precisado a este diario la misma portavoz de la entidad religiosa, que ha agregado que "la formación se terminará en septiembre".

Gerard Romero, colaborador de SPORT, lo avanza en la Cadena Ser

Dani Alves cierra su fichaje con la Juventus sin que el Barça cobre ningún traspaso