El Periódico

Entradas MOUSTACHE

ESCÁNDALO DE PEDERASTIA EN LA IGLESIA ALEMANA

231 niños del coro de la catedral de Ratisbona sufrieron violaciones y maltratos

Una investigación revela los abusos perpetrados por sacerdotes y profesores de la escuela diocesana entre 1953 y 1992

Georg Ratzinger, hermano mayor del papa Benedicto XVI, fue responsable de la institución desde 1964 hasta 1994

231 niños del coro de la catedral de Ratisbona sufrieron violaciones y maltratos

AP / DIETER ENDLICHER

La catedral de la ciudad de Ratisbona, Regensburg en alemán. Alumnos de la escuela dependiente de la Iglesia sufrieron abusos.

Domingo, 10 de enero del 2016 - 16:00 CET

Otro escándalo sexual ha sobrecogido a la opinión pública en Alemania. Mientras la ciudadanía sigue consternada por los masivos ataques y abusos que se perpetraron durante la Nochevieja en ciudades como Colonia y Hamburgo, ha salido a la luz una nueva polémica: hasta 231 niños de la escuela del coro de la catedral de Ratisbona fueron maltratados durante años por los sacerdotes y profesores y al menos 50 de ellos llegaron a ser víctimas de agresiones sexuales.

Georg Ratizinger, hermano del Papa emérito y exdirector del coro de la catedral de Ratisbona.

Tras las sospechas y denuncias presentadas durante años, el obispado encargó un informe para esclarecer lo que sucedió en la escuela religiosa de la ciudad entre 1953 y 1992. El autor de la investigación, el abogado Ulrich Weber, ha presentado un informe que revela que el número de víctimas es muy superior al estimado previamente y auguró que las cifras pueden ser todavía mayores. De esa manera, el investigador consideró que probablemente entre 600 y 700 niños recibieron maltrato físico. Eso supondría que uno de cada tres escolares fue agredido por miembros de la institución diocesana.

Weber se entrevistó con más de 70 personas para redactar el informe. En él asegura que entre los 231 casos de abuso físico ha detectado casos alarmantes de abusos sexuales, golpes, privación de comida e incluso violaciones. En el 2010 ya se conocieron algunos detalles sobre las macabras prácticas que se aplicaban a los alumnos cuando una de las víctimas, el ahora compositor Franz Wittenbrink, explicó en el diario 'Spiegel' que existía un “sádico sistema de castigo relacionado con el placer sexual”. En el documento también se especifica que la mayoría de las agresiones se perpetraron durante la década de los años 70 y que 50 víctimas con las que habló señalaron a 10 personas como responsables.

EL HERMANO DE BENEDICTO XVI

A pesar de que el escándalo tiene más de dos décadas, ahora a vuelto con fuerza al revelarse nuevos detalles de los masivos abusos que se perpetraron impunemente durante 39 años. En el 2010, la Iglesia católica alemana se vio gravemente manchada después que se presentasen públicamente diversas denuncias contra los responsables de la catedral de Ratisbona. Curiosamente, el coro fue dirigido desde 1964 a 1994 por Georg Ratzinger, hermano mayor del papa emérito Benedicto XVI, época en la que se perpetraron la mayoría de los abusos. Pese a ello, Ratzinger salió al paso de las críticas asegurando que los supuestos abusos sexuales y agresiones “nunca fueron discutidas” mientras él dirigió la organización.

Un coro histórico

Los 'gorriones' de la catedral de Ratisbona o 'Domspatzen', como se los conoce en alemán, forman uno de los coros más antiguos del mundo. Los historiadores señalan que este grupo de música litúrgica fue fundado en el año 975 por el obispo Wolfgang von Regensburg. En la primera mitad del siglo XX, el coro adquirió fama mundial, lo que le llevó a iniciar una gira por varios países. Durante el dominio nazi de Alemania, Hitler utilizó el coro como instrumento de propaganda exterior y asistió incluso a seis de sus conciertos. Más recientemente, los 'gorriones' han proseguido sus giras mundiales interpretando temas de autores ilustres alemanes como Wagner, Bach o Händel.

El caso también está rodeado de polémica por la posible falta de actuación judicial contra los responsables de las agresiones. Los crímenes se cometieron hace muchos años, lo que abre la puerta a que estos hayan prescrito y no se puedan llevar a los tribunales. A pesar de eso, la diócesis de Ratisbona aceptó el febrero del año pasado que hasta 72 niños fueron víctimas de abusos y les ofreció una compensación de 2.500 euros. En abril anunció que cooperaría con las víctimas para esclarecer lo sucedido.

El escándalo supone otro duro golpe a la credibilidad de la Iglesia católica en el país y más específicamente en Ratisbona, donde el coro es considerado un bien histórico de la ciudad ya que, con más de mil años de antigüedad a sus espaldas, se trata de uno de los más antiguos y reconocidos del mundo.

Desde el año 2010 la Iglesia católica de Alemania ha estado constantemente en el ojo del huracán al destaparse varios casos de abuso sexual. La escuela de jesuitas de Berlín, por ejemplo, también se vio envuelta en otro escándalo al admitir que dos de sus sacerdotes habían practicado sistemáticamente abusos sexuales en la década de 1970 a 1980. El caso terminó con denuncias contra una docena de instituciones cristianas y eso manchó su reputación. A pesar de que la diócesis accedió a investigar lo ocurrido y a actuar con transparencia, los dos sacerdotes acusados no pudieron ser juzgados ya que murieron en 1984.

El Barcelona está siguiendo la progresión de Dayo Upamecano, central del Red Bull Salzburg