• Miércoles 20 agosto 2014, 06:49 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión
MEDIOAMBIENTE

La cosecha de setas será peor que la pasada excepto en el Berguedà

El Centre Tecnològic Forestal prevé de 55 a 70 kilos por hectárea, frente a los 90 del 2009

La Catalunya central, donde la campaña anterior fue mala, tiene los mejores vaticinios

Martes, 31 de agosto del 2010 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
ROGER SEGURA / Llleida
JOSEP SALLENT / Manresa
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra

La campaña de setas de este otoño en Catalunya será buena, con una producción de 55 a 70 kilos por hectárea, una cifra superior a la media de los últimos 15 años (44 kilos). Esta es la previsión que ha hecho el Centre Tecnològic Forestal de Catalunya (CTFC) a partir del estado de las parcelas de bosque que examina en varios puntos del territorio y de las perspectivas meteorológicas.

Glòria García atiende a unos compradores en su puesto de setas en la C-16, cerca de Guardiola de Berguedà. MARC VILA

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 26 de la sección de cv Sociedad de la edición impresa del día 31 de agosto de 2010 VER ARCHIVO (.PDF)

Aun así, estas cifras son inferiores a los 90 kilos por hectárea que se recogieron, de media, en el 2009. Según Juan Martínez de Aragón, ingeniero del CTFC, el año pasado «prácticamente no hubo setas en el Berguedà», aunque la producción en el Pirineo, otras zonas del Prepirineo y las montañas del interior de Tarragona fue notable. El lugar hegemónico que el Berguedà ocupa en el imaginario boletaire catalán hizo que se extendiera la percepción de que la campaña había sido mala.

Este año se prevé una situación totalmente opuesta. «En el Pirineo va a llover menos -añade Martínez de Aragón- y quizá haga más calor, por lo que saldrán menos setas. En cambio, en la Catalunya central la temporada se ha avanzado porque ha llovido bastante y no ha hecho calor, lo que la convierte en la zona mejor zona para coger setas».

EN ALTURA / Según el CTFC, a comienzos de agosto empezaron a salir los primeros robellones y rossinyols a 1.000 metros de altura y también algunos ceps a partir de los 1.500 metros. Pero la falta de lluvias y las altas temperaturas registradas los últimos días han frenado la aparición de hongos.

En las zonas más elevadas de la Alta Ribagorça se empezaron a recoger las primeras setas hace un mes. Desde entonces, se puede ver a unos pocos vendedores a pie de carretera en El Pont de Suert. Ofrecen los ceps a 30 euros el kilo y los robellones y rossinyols a 20, todos en pocas cantidades. En agosto ha llovido poco en la comarca y los buscadores de setas están inquietos porque si no llueve esta semana, la campaña se torcerá.

En el Pallars Sobirà constatan un atraso en la temporada. «Normalmente en julio y agosto recogía bastantes setas pero este año está todo muy seco», explica Pere Dalmau, boletaire de Rialp. Otro tanto sucede en el Vall d'Aran.

En el Alt Urgell, la campaña empieza a mediados de septiembre. Según Enriqueta Bullich, de la empresa Natura Bolets, de Montferrer, «han encontrado algún robellón de abeto y algún cep pero todavía es muy pronto».

MALA PASADA / Por contra, en el Berguedà y el Solsonès parece que las predicciones del CTFC, halagüeñas para estas comarcas, llevan camino de cumplirse. Desde mediados de agosto, los boletaires más experimentados ya están encontrando los primeros rovellons en zonas umbrías muy concretas del alto Berguedà, a más de 1.200 metros de altitud.

El portavoz de la Penya Bolataire de Berga, Jesús Perarnau, explica que, de momento, se han ido recolectando «aquí y allá» los primeros rovellons y algunos camagrocs. No obstante, añade, las altas temperaturas de la semana pasada hicieron una mala pasada a estos bolets tempraneros. «El calor ha carcomido casi la mitad de los que no se habían recogido», explica Perarnau. «Las temperaturas de esos días, de más de 30 grados, son horrorosas para las setas», señala. Y añade: «Estos primeros robellones no son tan sabrosos como los que están por llegar».

Sea como fuere, ya han empezado a salir los primeros vendedores a la carretera, principalmente los fines de semana. Por ejemplo, Glòria García, una veterana boletaire que siempre es de las primeras a poner la parada al pie del eje del Llobregat (C-16). «De momento es temprano, porque acaba de empezar la temporada, pero los buenos buscadores ya saben dónde ir a cogerlos», comenta riendo. El precio de los robellones que oferta se sitúa entre siete y doce euros el kilo.

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Comentario + votado

ver todos

Sociedad

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado