A LA ESPERA DE UNA SENTENCIA FIRME

Los dos menores que asesinaron a una joven de Ripollet saldrán mañana en libertad vigilada

Lunes, 27 de julio - 00:00h.

El Juzgado de Menores número 3 de Barcelona ha decretado este mediodía libertad vigilada para los dos adolescentes condenados por asesinar a una chica en Ripollet (Vallès Occidental) el 1 de noviembre. Los menores estaban en un centro de internamiento y ahora esperarán en casa el desenlace del recurso contra su sentencia.

Tras conocerse la pena de hasta cinco años de internamiento el 17 de julio, las defensas de los jóvenes ya anunciaron que la recurrirían. Por ello, este viernes se habría terminado su internamiento, que es de un máximo de nueve meses si la sentencia no es firme.

La fiscalía solicitó una vistilla para pedir su libertad vigilada, medida que el juez de menores ordenó hoy oralmente tras la intervención de los abogados y el Ministerio Público, según han explicado a Europa Press fuentes judiciales.

En tratamiento psicológico

Mientras no se resuelve el recurso en la Audiencia, que podría ser hasta finales de septiembre, los dos jóvenes vivirán en casa de sus padres --que se han trasladado fuera de Ripollet--, no podrán acercarse ni comunicarse con el entorno de la víctima y tendrán un educador que determinará su régimen de salidas a la calle. Cada 15 días deberán comparecer ante el juez y seguirán un tratamiento psicológico.

Aunque en un principio la fiscalía pidió que solo pudieran salir una hora al día acompañados y bajo autorización judicial, el hecho de trasladarse a vivir fuera de Ripollet ha flexibilizado las medidas Será el educador quien, según la evolución y el perfil de cada menor, determine cómo y cuando puedan salir, aunque el programa tendrá que ser autorizado por el juez.

Sergio, que fue el autor material del crimen, fue condenado a cinco años de internamiento en un centro juvenil y tres de libertad vigilada --la pena máxima para un menor--, mientras que para Luis, cooperador necesario, la pena fue de cuatro años y nueve meses y tres de libertad vigilada. Los dos menores, que en ese momento tenían 15 y 14 años, afrontan una multa conjunta de más de 500.000 €.

Bastón de escalada

Según los investigadores, la madrugada del 1 de noviembre, los dos menores fueron a buscar a la víctima a su domicilio y la llamaron por el interfono en el piso donde vivía con su madre, su padrastro y su hermano, y del que bajó en ropa de estar por casa.

La llevaron hasta un descampado del barrio de Can Mas, cerca del colegio Martinet, donde la chica fue golpeada con un bastón de escalada hasta que este se rompió. Entonces, el autor material pidió a su compañero que le diera uno de los trozos rotos que estaba en el suelo y éste, según el primer joven, le obedeció. Finalmente, la adolescente fue degollada.

Un hombre descubrió a la joven --que presentaba golpes y un corte en el cuello-- el sábado a primera hora aún con vida y en el descampado, aunque los servicios médicos ya no pudieron hacer nada por ella y murió.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el mismo sábado por la tarde a los dos acusados y el juez de guardia de Cerdanyola del Vallès decretó su ingreso en dos centros de internamiento juvenil a petición de la Fiscalía de Menores. Los dos chicos habían ido a jugar a fútbol aquella mañana sin comentar nada de lo sucedido.