PORTADACULTURA

La fiesta del libro / Las librerías

Leer la vida del lector

L'Ombra, de Rubí, mantiene la filosofía y el estilo con los que abrió hace 17 años

La Llibreria L'Ombra de Rubí

JOSEP GARCIA

La Llibreria L'Ombra de Rubí

Los lectores de EL PERIÓDICO han compartido con Entre Todos decenas de sus librerías y libreros de confianza. Las cuatro librerías recogidas en estas dos páginas son las favoritas de cuatro lectores. Además de explicar su historia, lectores y libreros recomiendan un libro para hoy.

I.S.H.
BARCELONA

Martes, 23 de abril del 2013

Básicamente, libros. Ni eventos culturales, ni actividades extra ni presentaciones, a no ser que se las soliciten expresamente. L'Ombra de Rubí (Pere Esmendia, 21) se ajusta al modelo de librería tradicional. «No sé si eso es bueno o es malo», afirma su propietaria, Alba Martí, con reservas. En cualquier caso, en sus 17 años de vida, ese es el modelo que le ha funcionado.

Joan Carles Tortosa es un incondicional de L'Ombra y de Alba por el magnífico trato, su eficiencia y sus consejos, argumenta. Según Joan Carles, el trato directo y personal queda diluido en las librerías grandes. Y las pequeñas, como L'Ombra, han aprendido a hacer de eso su mejor baza. «El espacio es limitado, ya nos gustaría tener la variedad de las grandes, pero también dominas más lo que tienes a la hora de recomendar», afirma Alba.

Para ella, esas cualidades tan valoradas por Joan Carles forman parte del trabajo de un librero. Alba lo ve como algo natural, pero también sabe que en un pueblo la clave es la proximidad, ganarte la confianza del cliente, saber leer su vida. En 17 años, ha visto crecer a muchos de ellos, conoce sus gustos.

Y en todos estos años, también ha vivido la evolución del sector. Y en este sentido, es inevitable la referencia al e-book. Lector y librera lo tienen claro. El soporte electrónico y el papel son compatibles. Según Alba, incluso las nuevas generaciones, que tienen un concepto diferente del libro, siguen buscando las sensaciones que transmite el papel. «Un e-book es práctico pero es muy frío», dice Joan Carles.

Él pertenece a ese grupo de lectores que se aferran al papel como un clavo ardiendo y en el que los libreros como Alba siguen confiando. Sí, ella es consciente de que el sector atraviesa un momento de cambios y, aunque confiesa que no es muy dada a las relaciones públicas, no cierra las puertas a la renovación. Peor, de momento, no. De momento, lo más urgente es disfrutar del día de Sant Jordi («que se note que es la fiesta del libro», dice) y, después, que la librería tenga vida constante el resto del año. «No te los puedes jugar todo a un día», afirma.

>> ESPECIAL SANT JORDI: Todas las recomendaciones literarias para la Diada.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario