El Periódico Sociedad

CRISIS PROFESIONAL

Catalunya perderá 8.000 médicos por jubilación en 10 años

La contratación de profesionales extranjeros alivia la escasez de facultativos en los centros sanitarios

Los colegios profesionales piden que aumenten las plazas de estudiantes de Medicina y las de especialistas

Jueves, 11 de febrero del 2016 - 18:14 CET

En los próximos 10 años, el sistema sanitario catalán perderá a más de 8.000 médicos que entre el 2016 y el 2026 cumplirán 68 años, edad en que la legislación española prevé la jubilación de estos profesionales. Esta importante y brusca desaparición de especialistas no podrá ser comopensada si no se modifica el restringido acceso a las facultades de Medicina y a la formación como médicos internos residentes (MIR), advierten los colegios de médicos catalanes. Los cuatro organismos colegiales de Catalunya agrupan en la actualidad a 35.000 profesionales -32.000 en Barcelona-, cuyas edades reflejan una pirámide asimétrica, con un 50,4% de mujeres, en la que predominan los doctores de ambos sexos de 55 a 59 años.

Protesta en el Hospital de Bellvitge contra los recortes en la sanidad pública. 

La incorporación anual de estudiantes que inician la carrera de Medicina en Catalunya -1.063 en el 2015- será claramente insuficiente para suplir unas jubilaciones masivas que, a juicio del Col·legi Oficial de Metges de Barcelona (COMB), solo se podrán paliar contratando a especialistas extranjeros. De hecho, un 40% de los médicos que se colegiaron en el 2015 en Barcelona han nacido fuera de España, muchos de ellos en Suramérica, una proporción que llegó a ser del 58,8% en el 2010 y que se ha ido reduciendo a medida que la Generalitat recortaba las plantillas de hospitales y centros de asistencia primaria (CAP).

Las facultdaes de Medicina admiten muchos menos estudiantes de los que el sistema sanitario necesita

Otro 28% de los médicos incorporados a los centros sanitarios de Catalunya en el 2015 han llegado desde el resto de España, un colectivo en este caso creciente –en el 2010 eran un 17%- que refleja la ausencia de expectativas profesionales que también rige la asistencia sanitaria pública en el resto de las comunidades autónomas. El 31,8% de los especialistas que accedieron a la red sanitaria catalana el pasado año han nacido en Catalunya.

MUJER JOVEN ESTUDIOSA Y BRILLANTE

Aunque fueron 1.063 los admitidos, en el 2015 habían solicitado iniciar Medicina en alguna de las seis universidades catalanas 19.793 estudiantes. La inmensa mayoría fueron fulminados por unas exigentes notas de corte. “El perfil de los aprobados es el de una mujer joven muy rigurosa y constante en sus estudios, que obtuvo notas brillantes en el bachillerato”, describe Berenguer Camps, director del Servicio de Ocupación y del Gabinete de Estudios en el COMB.

De ese millar de admitidos en primero de Medicina, surgen los cerca de 900 que 11 años después concluyen la formación como Médicos Internos Residentes (MIR), una preparación que realizan en hospitales y CAP. "Nos preocupa mucho la perspectiva de perder en el próximo decenio casi un 25% de los profesionales que ahora están en ejercicio -sintetiza Camps-. O la Generalitat [que fija las nuevas plazas de Medicina] y el Ministerio de Sanidad [que establece el cupo de MIR admitidos cada año] aumentan las cifras de nuevos médicos en preparación, o habrá una enorme escasez de profesionales".

POCA EMIGRACIÓN MÉDICA

Como ya sucede ahora, la alternativa a este fenómeno será la contratación masiva de médicos nacidos fuera de España. Un 18% del total de doctores colegiados en la actualidad en Barcelona, llegados en el último decenio, son extranjeros: 5.777 profesionales en ejercicio. Todos con una formación MIR acreditada.

En cambio, son relativamente pocos los especialistas catalanes que buscan trabajo en el extranjero. En el 2015 fueron 262, de los que 184 eran médicos nacidos en el resto de la Unión Europea o Suramérica, que a la vista del deterioro del sistema sanitario catalán, decidieron regresar a sus países.

"Hay una razón que explica por qué, a pesar de la dureza de las condiciones profesionales en Catalunya, emigran tan pocos médicos nacidos aquí -analiza Berenguer Camps-: la incomodidad. Cuando un médico acaba el MIR, tiene una media de 33 años, la mayoría se han casado y tienen algún hijo. Irse al extranjero es difícil para ellos". El destino de los médicos que en el 2015 consiguieron plaza médica fuera de Catalunya fue, mayoritariamente, Gran Bretaña, Alemania, Francia y otros países de la UE.

Vuelven a formarse en especialidades más solicitadas

Las dificultades para encontrar un trabajo estable que coincida con la especialización para la que se formaron durante cinco años -como médicos internos residentes (MIR)- está motivando que muchos de ellos repitan esa laboriosa preparación práctica escogiendo una especialidad distinta con más salida profesional. Esto ha ocurrido con mayor asiduidad en los últimos cinco años entre los facultativos que han nacido fuera de España y acreditaron en Catalunya la idoneidad de su titulación. Más de un endocrinólogo ha cambiado a traumatólogo; otros han dejado de ser nefrólogos y ahor son pediatras, por ejemplo.

 

TEMAS

El 4 de julio fecha clave; si se presenta a la pretemporada del PSG quedaría casi descartado