El Periódico

Jueves, 23 de febrero del 2017 - 12:03 CET

El turismo de masas puede provocar cambios negativos en un territorio, pero también se puede dar la vuelta al asunto y convertir la llegada de visitantes en un impacto positivo para la economía local, las comunidades sociales y el medioambiente. Esto es lo que está haciendo Costa Rica con su Certificado para la Sostenibilidad Turística, que categoriza a las diferentes empresas y servicios según su trato a los recursos naturales, culturales y humanos. Una forma de compatibilizar el desarrollo económico con la conciencia ambiental y social, para que el turismo beneficie a todos los ciudadanos del país centroamericano y no solo a unos pocos.

El suplemento 'Destinos' también propone dos escapadas idóneas para esta época del año, en la que el invierno va perdiendo su intensidad para dejar paso a la primavera. Por un lado, Marraquech y sus múltiples estímulos para los sentidos. Por el otro, las Illes Balears, plagadas de propuestas para descubrirlas desde su interior. También se analiza la evolución de uno de los hoteles pioneros de Sitges: el Subur.

Descargue aquí el suplemento Destinos.

El jugador quedó sorprendido por la decisión de la FIFA