El Periódico

Susana Díaz llega a Ferraz para reunirse con Pedro Sánchez sin hacer declaraciones

La reunión con la presidenta de la Junta es una de las últimas que el líder del PSOE mantiene antes del Comité Federal de mañana

EUROPA PRESS / MADRID

Viernes, 29 de enero del 2016 - 17:36 CET

La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, ha llegado este viernes, cuando apenas pasaban unos minutos de las 17,00 horas, a la sede del PSOE, en la madrileña calle Ferraz, para reunirse con el secretario general del partido, Pedro Sánchez, un encuentro previo al Comité Federal de este sábado y en el que ambos abordarán las posibilidades de alcanzar un acuerdo de investidura.

Díaz, que ha llegado caminando a la sede socialista, ha evitado hacer declaraciones a los medios de comunicación que la esperaban a la puerta del edificio. La también presidenta de la Junta ha llegado a Ferraz acompañada del secretario general de Presidencia, Máximo Díaz Cano.

La reunión con Díaz es una de las últimas que Sánchez mantiene previa al comité de este sábado, toda vez que este mismo viernes se ha visto con el presidente de Asturias, Javier Fernández; con el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y con la secretaria general del PSE, Idoia Mendia; y a la espera de confirmarse el encuentro con el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, previsto para última hora de este viernes o primera del sábado.

Pese a que no ha querido hacer declaraciones a su entrada, Díaz ya expresó este jueves su respeto a las opiniones de otros compañeros de partido sobre cuál debe ser la posición del PSOE con respecto a la conformación del nuevo Gobierno del país y dejó claro que la suya es conocida por todo el mundo y no se ha movido "ni un solo milímetro" con lo ya expresado y aprobado por el comité federal del pasado 28 de enero.

Con las reuniones Sánchez pone fin a la ronda que comenzó el lunes, después de un fin de semana de convulsión en el PSOE como consecuencia del giro que tomó la situación política cuando el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ofreció el viernes un acuerdo de gobierno al PSOE, proponiéndose como vicepresidente. Aunque en un principio Sánchez agradeció la oferta y confió en un entendimiento, un día después el PSOE lo tildó de "chantaje".

Desde entonces, y aunque el líder de los socialistas insiste en que no emprenderá negociaciones hasta que no llegue su momento, dentro y fuera del PSOE se ha puesto el foco en las posibilidades de alcanzar una mayoría alternativa a la del Gobierno y en los potenciales compañeros de viaje.

El central se defendió de las críticas que ha recibido en las últimas semanas cargando contra "los genios que comentan por la tele"