El Periódico

Rivera pide la jubilación de Rajoy pero tratará de atraer al PP al pacto

El líder de C's ampara a Sánchez y arremete contra el líder conservador por la corrupción

La fuerza 'naranja' intentará tras la investidura negociar con los conservadores

Rivera pide la jubilación de Rajoy pero tratará de atraer al PP al pacto

JUAN MANUEL PRATS

Albert Rivera, durante su intervención el pleno de investidura.

Noticias relacionadas

Patricia Martín Patricia Martín

@martn_patricia

Xabier Barrena Xabi Barrena

@XabiBarrena

Miércoles, 2 de marzo del 2016 - 12:37 CET

Tras tensos cara a cara con Mariano Rajoy y Pablo Iglesias, Pedro Sánchez halló la paz y el confort en el hombro de Albert Rivera, su único socio de momento. El segundo exponente de la llamada nueva política, como Iglesias, debutó en las lides parlamentarias apelando, de nuevo, al espíritu de la transición. Y, además, actuó como fiel escudero del socialista con ataques a PP y Podemos y, singularmente, al presidente en funciones, al que dio por amortizado y pidió a su partido que le jubile.

En una primera intervención, consideró que el jefe de los populares “no es creíble” y no puede “encabezar el nuevo proyecto” porque hasta ahora se ha negado a emprender las reformas por las que aboga Ciudadanos, singularmente en materia de regeneración democrática. Pero en una segunda alocución, entre gritos de “traidor” por parte de la bancada popular”, Rivera, en un tono más duro que el empleado por Sánchez en esta materia, recordó los “cestos podridos” y el presunto uso de “lingotes de oro” y la actuación como "banda organizada” del PP valenciano.

Albert Rivera

LÍDER DE CIUDADANOS

"Hagan una reflexión, limpien y regeneren porque sino los votantes del PP pensarán que su partido no es capaz de liderar la lucha contra la corrupción"

Por eso, sentenció que Rajoy no puede ser “azote” de la corrupción porque “no ha limpiado su casa”. Y siguiendo el mismo símil, pidió a los populares que “sean valientes para limpiar y cortar por lo sano” y “hagan una reflexión, limpien y regeneren” para no perder más votantes por el camino.

Rivera sin embargo tendió la mano a aquellos dirigentes conservadores “dignos, decentes y competentes”, que ven con buenos ojos las reformas contenidas en el documento programático pactado con el PSOE, para que se sumen al pacto a dos y permitan una “nueva etapa política”. El líder ‘naranja’ dijo conformarse con que conservadores o podemistas se abstengan y no “bloqueen” que haya un gobierno de centro izquierda en España.

En esta línea, fuentes de Ciudadanos adelantan que su hoja de ruta pasa por, una vez superada la investidura, volverse a reunir con los socialistas para intentar pactar los pasos a seguir. La fuerza naranja, por su parte, prevé intentar sumar al PP al acuerdo, porque su “compromiso es con un programa, no con un candidato”, según explican dirigentes de la fuerza emergente. Entre los conservadores, la dureza empleada por Rivera sorprendió pero, aún así, fuentes de la dirección conservadora consideran que Rajoy intentará a partir de la próxima semana algún tipo de acercamiento.

LOS RECADOS A PODEMOS

Rivera tuvo también recados para Podemos: presumió del currículo de su asesor en economía, Luis Garicano, profesor de la London School of Economics frente a las tendencias boliviaranas del homólogo podemista, Javier Monedero. Y directamente a Iglesias le recordó sus palabras de apoyo a Arnaldo Otegi.

Albert Rivera

LÍDER DE CIUDADANOS

"Yo he venido a hablar sin insultos, sin lecciones morales. Tenemos que rehacer el proyecto".

De igual modo que Ciudadanos ha trabajado, siempre, sus eslóganes de campaña en positivo, la intervención de Rivera trató de ‘vender’ ilusión. “Yo he venido a hablar sin insultos, sin lecciones morales. Tenemos que rehacer el proyecto. Pongámonos las pilas y abramos una nueva etapa”. Y sentenció: “Como en la transición, aquí no debe haber ni vencedores ni vencidos”.

DE SUÁREZ Y CARRILLO

Tras invocar explícitamente la figura de Adolfo Suárez (otra de sus constantes) e implícitamente a Santiago Carrillo (“los que llegaron del exilio”), Rivera apeló al diálogo y al pacto. “Vienen malos tiempos para los que no quieran negociar” señaló tras recordar que en hasta 21 países de la los 28 de la UE hay gobiernos de coalición. Y en siete de ellos, lo componen un partido de centro y uno de izquierda. “Como Ciudadanos y el PSOE”.

No dudó el líder catalán en ponerse a él mismo como ejemplo cuando dijo que podía haber antepuesto las diferencias que le separan del PSOE a lo que comparten. Y exigió al resto que actúen de igual modo: “Piensen menos en la silla y más en los españoles, ellos son los jefes y nos pagan el sueldo”.

Una intervención plagada de frases que parecían sacadas de manuales de 'coaching' ("yo soy optimista porque lo contrario no sirve de nada") que tuvo su golpe de efecto cuando habló en catalán, sin ser llamado al orden ni ser abucheado, para presumir de su españolidad catalana o catalanidad española, Rivera afirmó que los catalanes siempre han participado de la gobernabilidad española y se han comprometido con la reforma del Estado.

Asimismo, en castellano, ratificó su compromiso con la Constitución y aseveró, ante las críticas del PP por permitir en su pacto con el PSOE la celebración de un referéndum encubierto, que Ciudadanos nunca va a permitir la celebración de una consulta en Catalunya o una declaración unilateral de independencia "porque la mayoría de los españoles" no están de acuerdo con el derecho de autodeterminación.

Ya están definidos los 32 equipos que empezarán la fase de grupos de la Champions League. El sorteo, este jueves a las 18 h. Podrás seguirlo en directo por sport.es

El FC Barcelona ya ha llegado a un acuerdo con el futbolista y con Peter Lim. Solo hace falta el OK oficial del Valencia