El Periódico

La 'gran coalición' arrincona a Podemos en el gallinero del Congreso

El partido de Iglesias lo considera una "cacicada" para que el cambio político no se visibilice en las instituciones

La 'gran coalición' arrincona a Podemos en el gallinero del Congreso

AGUSTÍN CATALÁN

Íñigo Errejón muestar en el patio del Congreso la distribución del hemicilo aprobada por la Mesa.

Martes, 26 de enero del 2016 - 20:52 CET

Esquema del reparto de escaños en el hemiciclo del Congreso, en el que Podemos ha quedado relegado al gallinero.

Pablo Iglesias se sentará en el gallinero, en la quinta fila del hemicilo del Congreso, diluido entre el pelotón. Estará justo detrás del PNV y de Democràcia i Llibertat, a pesar haber cosechado mejor resultado electoral que estas fuerzas el 20-D. Salvo que Podemos logre tejer un Gobierno con el PSOE y pueda ocupar parte de la bancada azul reservada a los miembros del Ejecutivo en la primera fila, la visibilidad de la fuerza morada será escasa.

Los diputados podemistas quedan arrinconados en el fondo y divididos por uno de los pasillos. 20 de ellos encajonados en la última fila, incluso detrás de ERC. En cambio, la configuración del hemiciclo es especialmente benevolente con el partido de Albert Rivera, que a pesar de haber obtenido menos representantes, consigue butacas a partir de la segunda fila, justo detrás del Gobierno.

La propuesta de esta geografía del escaño la tejieron PSOE y Ciudadanos, y este martes fue formalmente aprobada por la Mesa del Congreso con el apoyo del PP. El presidente de la Cámara, Patxi López, quiso desmarcarse de la decisión de su partido para arrinconar a Podemos y prefirió abstenerse en la votación, gesto que le agradeció el portavoz del partido morado, Íñigo Errejón.

"LOS VIEJOS PARTIDOS"

Para los de Iglesias el encajonamiento responde a una "cacicada" de los "viejos partidos" para que el cambio político no tenga visibilidad en las instituciones y viene a demostrar los acuerdos de "la gran coalición" para frenarles. Nada más conocer la decisión los podemistas la recurrieron, aunque su queja tiene pocos visos de llegar a ningún puerto por la mayoría que ostentan PP, C's y PSOE en la Mesa.

"Mandan a los diputados de cinco millones de personas al gallinero", lamentaron Pablo Iglesias y Errejón. Este último lo tildó de "fraude de ley vergonzante".

En la misma línea, ERC -que este martes consiguió finalmente tener grupo propio- reprochó que la Mesa haya decidido albergar a sus nueve diputados en la penúltima fila del hemiciclo.

EJE IZQUIERDA-DERECHA

Desde que la revolución francesa alumbró la Asamblea Consituyente, el parlamentarismo ha favorecido distribuciones afines al eje unidimensional izquierda-derecha que han resultado prácticas para ordenar visualmente el antagonismo bipartidista. La llegada de Podemos al tablero político y su reivindicación para no alinearse en esa horizontalidad plantea un nuevo reto en la arquitectura parlamentaria.

Los dirigentes del partido de Iglesias no han presentado una propuesta alternativa, pero lo harán en los próximos días. Quieren visibilidad. Saben que el lugar que ocupen en el hemiciclo constituye una metáfora. Que los símbolos pesan. Y que en el gallinero es una humillación. O una sonrisa del destino.

El Barça habría cerrado la operación por el central en 30 millones de euros con las variables incluídas

El exrepresentante del Dybala explica las razones por las que el jugador prefirió quedarse en la Juventus