El Periódico

nuevo pleno extraordinario

Albert Ballesta, obligado a repetir su elección como alcalde de Girona

El sucesor de Puigdemont no juró ni prometió el cargo en el pleno del viernes

La oposición acusa al nuevo regidor de provocar que la ciudad haga el "ridículo"

Albert Ballesta, obligado a repetir su elección como alcalde de Girona

ICONNA / GLÒRIA SÀNCHEZ

Albert Ballesta, con la vara de mando tras ser nombrado nuevo alcalde de Girona.

Lunes, 25 de enero del 2016 - 10:56 CET

Ha sido como una moviola, un espejismo, un ‘déjà vú’, o lo que es peor, un sainete impropio de una institución pública. Después de haber sido el supuesto alcalde de Girona durante tres días, Albert Ballesta ha vuelto a asistir a un pleno municipal como ciudadano de a pie, sentado otra vez en el banco del público porque, como la Cenicienta cuando pasan las 12 de la noche, ya no era ni alcalde ni concejal. Y no lo era por la sencilla razón de que se olvidó de prometer o jurar el cargo en la fórmula que utilizó durante el pleno extraordinario del pasado viernes para elegirlo como el cuarto alcalde de la democracia en la ciudad. Los propios servicios jurídicos del consistorio aconsejaron que se repitiese la sesión.

El nuevo alcalde ha vuelto a utilizar la fórmula que propugna la Associació de Municipis per la Independència, pero sin olvidar la parte en la que promete o jura el cargo. Este ha sido su parlamento: "Prometo, por imperativo legal, cumplir fielmente las obligaciones del cargo de alcalde del Ayuntamiento de Girona, con lealtad al Rey y guardar la Constitución como norma fundamental del Estado y del Estatut de Catalunya. Por expresión democrática de la voluntad ciudadana, anuncio que estoy a disposición del nuevo Parlament, del presidente del Gobierno de la Generalitat de Catalunya surgido de las elecciones del 27 de septiembre del 2015, para ejercer la autodeterminación de nuestro pueblo y proclamar, juntamente con todas las instituciones, el Estado catalán, libre y soberano".

Rechazo al título Princesa de Girona y a la medalla al Rey 

Tras el segundo nombramiento de Albert Ballesta, el Ayuntamiento de Girona ha celebrado un pleno ordinario en el que se ha aprobado una moción presentada conjuntamente por ERC y la CUP en la que se manifiesta que el título de Princesa de Girona “no representa a la ciudad” y se insta al Estado a retirar esta distinción. El texto también pide que se anule el acuerdo de pleno en el que se condecoró al rey Felipe VI con la medalla, el bastó y el espadín de la ciudad. También se condicina la participación institucional del ayuntamiento respecto a las actividades que realiza la Fundació Princesa de Girona a un cambio de nombre de la misma y, por último, se pide que se haga llegar el acuerdo a la Casa Real y a la Fundació Princesa de Girona. La moción ha contado con los votos favorables de ERC y la CUP, la abstención de CiU y el PSC y la oposición de Ciutadans y el PP.

EL PP YA LO ADVIRTIÓ

En esta ocasión, el pleno apenas ha durado media hora porque los portavoces de la oposición han dado “por reproducidas” todas las críticas que vertieron el viernes contra el nuevo alcalde por haber sido elegido por el propio Carles Puigdemont como su sucesor, a pesar de que Ballesta no era ni concejal porque iba de número 19 en la lista que CiU presentó a las pasadas elecciones municipales. Aun así, los representantes de los grupos municipales no han dejado pasar la ocasión para destacar el “ridículo” monumental que está viviendo la ciudad a raíz del despropósito que ha provocado su elección.

“El viernes le dije que su elección era un fraude democrático, pero hoy le digo que también es un ridículo en mayúsculas, porque hoy Girona es el hazmerreír de toda Catalunya”, le ha espetado Concepció Veray, la portavoz del PP que en el pasado pleno ya avisó de que el nuevo alcalde no había utilizado una forma de juramento correcta.

“Ha sido un error que usted no se podía permitir, porque usted es secretario municipal (ha ejercido en varios ayuntamientos del Alt Empordà), y tenía un informe jurídico de cómo debía prometer el cargo y un texto delante. Está muy bien que Girona sea noticia, pero no por su ineptitud”, le ha reprochado Míriam Pujola, de Ciutadans.

UN ALCALDE SIN APOYO

“El problema no es solo el error que ha cometido, sino el hecho de que ha aumentado la sensación de rídiculo de todos y de la propia institución. El error fundamental sigue siendo que sea alcalde de Girona una persona que no ha sido elegida por la ciudadanía”, ha rematado la portavoz del PSC, Sílvia Paneque.

Ballesta, cariacontecido por el patinazo tras la polémica interna y externa que ha suscitado su nombramiento, ha justificado el error que cometió el viernes “por la tensión del momento y por la emoción” de su nombramiento, aunque acto seguido ha reivindicado “el derecho” que tiene toda persona a equivocarse.

El argentino suma ya 33 goles en lo que va de Liga, 14 más que Cristiano Ronaldo