El Periódico

Pedro Sánchez: "No me da miedo un gobierno con Podemos"

El líder socialista, que se reúne este viernes con Pablo Iglesias, reitera su llamada al partido morado y a Ciudadanos para "echar al PP" de la Moncloa

Pedro Sánchez: "No me da miedo un gobierno con Podemos"

JUAN MANUEL PRATS

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ofreció el pasado miércoles en el Congreso.

LAURA PUIG / BARCELONA

Viernes, 5 de febrero del 2016 - 11:14 CET

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha reiterado este viernes su disposición a luchar para conseguir los apoyos necesarios para formar gobierno y "echar al PP" de la Moncloa. "Tenía dos opciones: hacer 'un Rajoy' o dar un paso al frente", ha manifestado en una entrevista en la cadena SER, en la que, en la misma línea apuntada desde el pasado miércoles, cuando recibió el encargo del Rey, ha reclamado a Podemos y Ciudadanos a imitar su "paso al frente" para poder materializar el "cambio".

Horas antes de su encuentro con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, previsto para las 12.30 horas, el candidato socialista le ha reprochado las formas que empleó cuando anunció la propuesta que le hizo al Rey en su primera reunión para formar un ejecutivo de coalición con el PSOE. Una propuesta que Sánchez ha calificado de "imposición": "No puede ser que Iglesias diga que quiere entrar en el Gobierno porque no se fía de mí".

Sin embargo, ha apreciado la matización que realizó Iglesias días más tarde y le ha tendido dos puentes. Por un lado ha subrayado que no le da "miedo" formar un gobierno de coalición con los podemistas "siempre que se garantice la estabilidad económica y que no se caiga en frentes". Y por otro, se ha mostrado abierto a facilitar una nueva distribución en el hemiciclo del Congreso para los diputados de Podemos, relegados al gallinero por la Mesa de la Cámara baja en una decisión apoyada por el PSOE. "Esto es resoluble, tenemos que encontrar una fórmula para que Podamos se sienta cómodo", ha destacado.

MOMENTO DE CESIONES

Durante la entrevista, Sánchez ha insistido en varios momentos en que deberán de realizarse "cesiones" para poder conformar el "gobierno del cambio", una expresión que ha admitido que ha tomado prestada de Pablo Iglesias. "El PP quiere dividir al cambio y yo quiero sumar el cambio. Dejemos de lado los vetos y las incompatibilidades para ver qué podemos hacer juntos. El monopolio del cambio no lo tiene nadie, lo tenemos compartido, seamos generosos y cedamos en lo que tengamos que ceder", ha subrayado. En el caso del PSOE, ha afirmado su disposición a ceder en su intención de derogar entera la reforma laboral para no dejar en el limbo las relaciones laborales.

Preguntado por la insistencia de Albert Rivera en hablar con el PP, Sánchez ha interpretado que lo que quiere decir el líder de Ciudadanos es que "en los asuntos de Estado" deben entenderse todos. Y ha puesto como ejemplo la iniciativa que tomó, como jefe de la oposición, de llamar a Rajoy para hacer un frente común contra la declaración independentista aprobada por el Parlament el pasado 9 de septiembre. Un frente, al que pidió que el presidente del Gobierno añadiera a Podemos y Ciudadanos. Y ha afeado al líder conservador que ayer llamase a Rivera para comunicarse su decisión de recurrir al Tribunal Constitucional la Conselleria de Exteriors, pero no le dijera nada a él, que es el encargado de forma Gobierno.

Igualmente, ha asegurado que, según la "aritmética" que maneja, no necesitaría el apoyo de ERC y Democràcia i Llibertat para ser investido presidente, con lo que podría superar el veto de algunos de los barones de su partido que, como Javier Lambán o Guillermo Fernández Vara, han mostrado sus reticencias incluso hasta a una posible abstención de los independentistas.

Precisamente, respecto de las discrepancias internas en el seno de su partido, Sánchez ha resaltado que existen porque el PSOE es una fuerza en la que "todos pueden debatir y expresar sus opiniones", y ha asegurado que ha recibido el "aliento y el apoyo" de todos los secretarios territoriales después de recibir el encargo del Rey. Además, ha destacado que todos comparten que "el PP no puede seguir gobernando". Y a Felipe González, que se mostró partidario de no vetar ni un gobierno del PP ni uno del PSOE, le ha respetado la opinión pero le ha realizado una enmienda: "Estamos en un tiempo nuevo y este tiempo nuevo exige unas formas nuevas".

Un bufete de abogados es quién proporciona la dirección de las empresas de los clientes de Jorge Mendes