El Periódico

El Rey reclama que negocien

Felipe VI no nombrará a otro candidato a la Presidencia del Gobierno si no tiene posibilidades de ser investido

Sánchez exhibe la ventaja numérica de su alianza, Rajoy pide una cita e Iglesias continúa vetando a Rivera

Concede más tiempo a las formaciones para buscar apoyos de investidura.

Concede más tiempo a las formaciones para buscar apoyos de investidura.

Lunes, 7 de marzo del 2016 - 22:22 CET

La segunda fase de las negociaciones para formar Gobierno, después de que Pedro Sánchez fracasara en sus dos intentos de ser investido presidente la semana pasada, comenzó este lunes con los mismos visos de salir adelante que la primera. En principio, escasos. Reunido con el presidente del Congreso, Patxi López, el Rey anunció que “por el momento” no piensa llevar a cabo otra ronda de consultas entre los líderes de los partidos para nombrar a un nuevo candidato a la Moncloa. Sánchez mantuvo su estrategia de ligar a Podemos con el PP, insistió en que el PSOE iría de la mano de Ciudadanos en las nuevas conversaciones y exhibió los frutos aritméticos de su alianza (que suma 131 diputados: 90 del PSOE, 40 del partido 'naranja' y uno de Coalición Canaria) para elevarse por encima de Mariano Rajoy y Pablo Iglesias. Rajoy dijo que tenía pensado llamar a Sánchez para una reunión. E Iglesias actuó como si el pacto entre Sánchez y Albert Rivera no existiera, convocando para el miércoles un encuentro entre los socialistas, Podemos, Compromís e IU.

“Tras la celebración del mencionado debate de investidura, Su Majestad ha comunicado al Señor Presidente del Congreso su decisión de no iniciar, por el momento, nuevas consultas con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria”, informó en un comunicado la Casa del Rey, que traslada así la presión a las fuerzas políticas para que lleguen a un acuerdo. El escrito indica que Felipe VI no nombrará a otro candidato a menos que cuente con una mayoría suficiente para ser investido. El “reloj de la democracia”, como le gusta decir a Sánchez, ya ha echado a andar, y si antes del 3 de mayo no ha habido un pacto, se convocarían elecciones, que tendrían lugar el 26 de junio.

Felipe VI recibe a Patxi López en el palacio de la Zarzuela. 

UNA INVESTIDURA “CIERTA”

“El Rey cree que ahora es el momento de los partidos. Tiene la voluntad de dejar un tiempo en el que puedan seguir  hablando y negociando para ver si son capacees de formar mayorías parar una investidura cierta”, dijo Patxi López poco después.

Pero los partidos, al menos de momento, no se ponen de acuerdo. Rajoy, que calificó de “fraude” la entente entre el PSOE y Ciudadanos, anunció que tenía pensado llamar a Sánchez “esta semana” para una reunión en la que le pedirá que deje gobernar al PP. Sánchez contestó que atendería la  llamada del presidente en funciones, pero que este era un dirigente “solo y aislado” a quien no le correspondía convocarle. Al contrario. La iniciativa, dijo el líder socialista, es suya gracias a los pactos que ha logrado forjar. Son insuficientes, admitió, pero dan una cifra de escaños superior a la de los populares. “Escucho a Rajoy decir que me va a citar. Le recuerdo que detrás de mí hay 131 diputados. El PP tiene 123”, añadió Sánchez. Poco antes, Rivera había emplazado al resto de fuerzas, en especial al PP y a Podemos, a reunirse con los equipos negociadores del PSOE y Ciudadanos.

LÓGICA PREELECTORAL

Los dos grandes partidos se mueven en lógica preelectoral. Si Rajoy apeló a sus antiguos votantes que en las generales se pasaron al partido 'naranja', al sostener que no habían confiado en Rivera para que se aliase con el PSOE, Sánchez llamó al electorado tradicionalmente socialista que apoyó a Podemos el 20 de diciembre. Sus ataques al líder de Podemos fueron continuos por su presunta pinza con el PP, con frases como “de todo lo que ha dicho Iglesias, la única verdad es que ha votado con el PP en contra del candidato del PSOE”, “hay muchos votantes de Podemos que están muy descontentos con Iglesias”, “si Iglesias quiere repetir elecciones, que lo diga claramente”, “Iglesias ha traicionado a su electorado, que votó por el cambio” y “Podemos le está haciendo la respiración asistida a Rajoy”.

La fuerza 'morada', mientras tanto, actuó como si la alianza entre Sánchez y Rivera no existiera, como si el pasado sábado el PSOE y Ciudadanos no hubiesen anunciado que cualquier nuevo pacto con otras organizaciones tendría que explorarse en reuniones conjuntas con ambos partidos. En un comunicado, su ejecutiva anunció que convocaba por sí misma a una negociación el próximo miércoles a las diez de la mañana entre el PSOE, Podemos, Compromís e IU para abordar ese Ejecutivo de coalición entre las izquierdas que reclama Iglesias y Sánchez rechaza porque necesitaría de la abstención de ERC y Democràcia i Llibertat.

No hubo ni una sola mención al requisito socialista de que esté presente Ciudadanos, y cuando el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, trasladó la propuesta al portavoz del PSOE, Antonio Hernando, este le contestó que sin el partido 'naranja' ellos no irían a ninguna parte. La iniciativa murió al poco de nacer. “Es ridículo que Sánchez tenga que llevar pegado a Rivera todo el tiempo”, había dicho Iglesias poco antes.

Según la emisora de radio, el Atlético de Madrid y el Sevilla habrían llegado a un acuerdo. Vietto se va cedido al Sánchez Pizjuán y Gameiro, cerca del Calderón

El argentino admite a Estadio Deportivo que no hay nada decidido