El Periódico

La mejor selección de pisos y casas - Venta de pisos y casas

DIRECTO Sigue al minuto la reunión del comité federal del PSOE

El PP cierra filas con Rajoy tras pedirle un exbarón que renuncie

Un expresidente de Murcia revela que hay un "clamor silencioso" en el partido a favor de que su líder dimita

El partido achaca el ataque del dirigente a su malestar por no ir en las listas

El PP cierra filas con Rajoy tras pedirle un exbarón que renuncie

JUAN MANUEL PRATS

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Miércoles, 9 de marzo del 2016 - 12:18 CET

En un momento muy delicado; justo cuando Albert Rivera presiona un día sí otro también para que el PP jubile a Mariano Rajoy, sugiriendo que con su retirada sería más fácil conformar una gran coalición con el PSOE, el expresidente murciano Alberto Garre revolvió las aguas del partido al pedir públicamente al presidente popular que dé un "paso atrás" y facilite un gobierno presidido por otro conservador. Visto el revuelo, la cúpula del PP ha salido a cerrar filas con su líder.

Las reflexiones de Garre estimularon al expresidente navarro y exdiputado del PP Jaime Ignacio del Burgo, quien pidió una renovación de “arriba abajo”. Sin tanta vehemencia, el martes desfiló por el mismo sendero el vicepresidente tercero de la Diputación de Alicante, Alejandro Morant. Al igual que la red Floridablanca, una organización con vínculos con el PP, que volvió a reclamar un congreso para renovar, el mes de mayo, la dirección del partido.

Alberto Garre, expresidente de Murcia, en el 2014.

Garre fue especialmente hiriente en sus declaraciones en la cadena Ser porque sostuvo que hay un “clamor silencioso” entre sus correligionarios a favor de la marcha de Rajoy. Es cierto que las dudas sobre su liderazgo se incrementaron tras el 20 de diciembre, y especialmente cuando el líder popular declinó ante el Rey optar a la investidura. Son muchos los cuadros medios del PP que reconocen en privado que, de repetirse las elecciones, Rajoy no sería el mejor cabeza de cartel, dada su imagen asociada a la corrupción del partido. Ahora bien, la impresión más extendida es que salvo que el presidente dé voluntariamente un paso atrás, nadie le forzará a apartarse. De hecho, en las reuniones internas nadie rechista y son pocos los que, como Garre, expresan sus reparos en público.

UN PARTIDO DISCIPLINADO

El PP es un partido disciplinado y a la mínima arremetida su cúpula sale en tromba a defender a su líder. Así sucedió cuando Rivera, en el debate de investidura, pidió al partido conservador que retire a su presidente. Un cierre de filas que se repitió este miércoles tras las reflexiones del exbarón.

Figuras relevantes del gobierno y las organizaciones territoriales aseveraron que no existe tal “clamor” y sí una opinión “casi unánime” a favor de que Rajoy continúe y repita como candidato. Soraya Saénz de Santamaría, Cristina Cifuentes o Alberto Nuñez Feijóo, dirigentes en los que están puestas todas las miradas como posibles sucesores, no dudaron en apoyar a su líder.

La dirección del PP atribuyó además las reflexiones de Garre a su malestar por no haber sido incluido, como otros expresidentes, en las listas al Senado. El exbarón ha tenido en los últimos meses discrepancias con Ramón Luis Varcárcel, histórico dirigente popular y presidente de Murcia de 1995 al 2004. Varcárcel, antes de su marcha a la Eurocámara, quería que su sucesor fuera Pedro Antonio Sánchez, pero en aquel momento este estaba imputado, por lo que designó a Garre. No obstante, la imputación decayó y en las últimas elecciones autonómicas Varcárcel, de acuerdo con la cúpula del PP, logró que Sánchez fuera el candidato autonómico, en detrimento de Garre, quien se distanció de Varcárcel y la dirección del PP.

Cruyff, en su libro Memorias, asegura que rescató a Guardiola para el FC Barcelona

Juan Sebastián Verón, exjugador y actual presidente de Estudiantes de La Plata, ha revelado en una entrevista concedida a la cadena ESPN un hecho hasta ahora desconocido para los aficionados