• Martes 2 septiembre 2014, 23:14 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

Los escándalos de corrupción | Barómetro de España del GESOP

Los españoles desconfían de que el 'caso Bárcenas' se esclarezca

Más ciudadanos vinculan al PP que al PSOE con la corrupción y la mayoría desconfía de la justicia

La mitad de votantes del PP creen que había una trama de dinero negro organizada en el partido

Sábado, 2 de febrero del 2013 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
XABIER BARRENA / JOSE RICO
BARCELONA

La sucesión de casos de corrupción en los últimos meses y, sin duda, la memoria de los vividos en décadas anteriores, han hecho mella en el ánimo de los españoles según el barómetro de España elaborado por el Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO. En cuatro preguntas demoledoras para calibrar el estado de higiene democrática de España, el 89,8% de los españoles consideran que la corrupción es un problema enquistado en el sistema político y solo el 7,3% asevera que la justicia actúa de manera eficaz contra los corruptos. El 90,5% cree que no. Dicho de otra manera, hay pleno convencimiento de que las prácticas ilícitas ligadas a los partidos forman parte de la idiosincrasia española. Tanto es así que el 87% está convencido de que nunca se llegará a saber la verdad sobre el asunto reciente más escandaloso, el caso Bárcenas. Un pesimismo que se extiende, en un dato muy elocuente, a siete de cada 10 votantes del PP.

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 16 de la sección de Política de la edición impresa del día 02 de febrero de 2013 VER ARCHIVO (.PDF)

PDF

Edición Impresa

.PDF

En las otras dos preguntas del núcleo central del cuestionario, solo el 27,8% de los que respondieron el sondeo creen que los ciudadanos castigan a los políticos corruptos en las urnas, un dato por sí ya raro e indicativo de que la falta de fe se extiende más allá de las alfombras rojas de los parlamentos y llega a la propia sociedad. Por último, hay división de opiniones sobre si los corruptos son o no una minoría dentro de los partidos. El 54,2% considera que sí, y que perjudican a la imagen de conjunto y el 43,7% niega que sean unos pocos. Por franjas de edad, hasta el 97% de los españoles de entre 18 y 29 años ve la corrupción como un mal endémico del sistema político, por el 83,5% de los mayores de 60 años que comparten esa visión.

El partido que los interrogados más relacionan con la corrupción es, ahora mismo, el PP, sin duda empujado por el caso Bárcenas, aunque cabe señalar que la encuesta se ha realizado entre los días 25 y 29 de enero, es decir, justo antes de la última gran erupción, casi volcánica, del pasado jueves con la publicación en El País de los documentos que probarían la supuesta contabilidad en dinero en negro que llevó el extesorero del PP cuando ejercía esta responsabilidad.

Pero incluso antes de conocerse estas informaciones, cuando lo que se sabía era que Bárcenas acumuló 22 millones de euros en una cuenta en Suiza y que blanqueó buena parte de ellos gracias a la amnistía fiscal, los españoles no tenían ninguna duda de que, detrás del extesorero popular, hay una trama organizada en el seno del PP. Solo el 14,1% cree que las presuntas irregularidades son atribuibles a una única persona. Un aplastante 74,8% considera que hay una red organizada.

VOTANTES POPULARES / Más de la mitad de los encuestados que votaron a Mariano Rajoy en noviembre el 2011, el 53,4%, comparten la tesis de la trama tejida para captar y repartir dinero en negro. Y sirva como curiosidad el dato de que nadie que votara a CiU se cree la versión de la autoría individual. Los que se apuntan a la trama son un 90,9%. El resto, 9,1% se aferran al no sabe/ no contesta.

El grado de desaliento parece llegar a máximos porque el 87% no cree que se llegue a saber nunca toda la verdad del caso. El optimismo solo cunde en el 9,6% de los entrevistados. Entre los que confiaron en Rajoy hace solo 15 meses, el porcentaje alcanza el nada desdeñable 71,7%. Y ello a pesar de que el PP anunció la realización de una exhaustiva auditoría interna.

Al ser preguntados por a qué partido identifican más con la corrupción, el 42,5% se decanta por el PP, por el 13% que escoge al PSOE. Otro 4,1% opta por la solución salomónica de culpar a ambas fuerzas por igual. La opción de los más desencantados, la que relaciona las prácticas ilícitas en la financiación de los partidos con todas las fuerzas sin distinción, se eleva al 32,8%.

A destacar ese 12,4% de votantes del PP que señalan a la que fue su opción política en noviembre del 2011 como referencia de la corrupción en España. Los partidarios del PSOE apuntan también a los populares y solo el 2,3% miran al suyo. Los afines a CiU culpan también el PP (39,4%) y, sobre todo, reparten culpas entre populares y socialistas (45,5%). El electorado de ERC elige, en un aplastante 89,5%, al partido de Rajoy.

Los que ven las prácticas irregulares como algo enquistado suponen el 92,4% de los que votaron al PP en las generales y el 89,4% de los que apoyaron al PSOE. En cuanto a si el electorado y la justicia castigan como debieran a los políticos corruptos, los votantes de CiU son los que más creen, en ambos casos, que sí. El 42,4% de electores convergentes supera al 39,4% de populares y el 28,7% de los socialistas. Sobre el papel de los jueces, el 15,2% de simpatizantes de la federación nacionalista que opinan que actúan de forma eficaz triplica al 5,3% de votantes de ERC, dobla al 8,7% de los del PSOE y supera en un 50% a los del PP (10,4%).

El análisis por comunidades autónomas permite deducir que el grado de pesimismo en Catalunya se halla por debajo de la media española. Así, el 88,4% de catalanes queda a 19 puntos del 98% de los vascos que se apuntan a la descripción del fenómeno como un quiste, pese a que no ha habido ningún gran caso de corrupción política en Euskadi.

Acerca del papel de la justicia, el 7,3% de los españoles expresan una opinión favorable se eleva hasta el 9,7% en Catalunya y desciende al 4% en la Comunitat Valenciana. Seguramente por el impacto que tuvo en su día una de las ramas del caso Gürtel que llevó a la dimisión, en julio del 2011, del presidente valenciano y barón popular, Francisco Camps, apenas dos meses después de haber revalidado la mayoría absoluta. El aplastante triunfo se produjo a pesar de estar imputado desde el 2009, dos años antes. Al final, hace un año fue absuelto.

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Política

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com