El Periódico

Venta Raimon 75 cabecera

Las vitaminas de Mas

El Govern incluye las 'NAP', las noticias positivas, en su táctica para intentar insuflar optimismo en tiempo de crisis

El Gabinete se ha dotado de un 'semáforo' para fiscalizar a los 'consellers'

NEUS TOMÀS
BARCELONA

Lunes, 10 de junio del 2013

Estrategias 8 El 'president', Artur Mas, en las dependencias del Parlament, el pasado 22 de mayo.

Hoy, como ayer y seguro que como mañana, nos desayunaremos con algún dato, declaración o informe que insistirá en lo mal que está todo. Pero, descontado el goteo de noticias negativas, existen también motivos para el optimismo. Son ejemplos esperanzadores que los estrategas del Govern resumen cada semana en un documento que bajo el epígrafe 'NAP' (notas de actualidad positivas) entregan a Artur Mas para que el presidente de la Generalitat pueda utilizarlo en sus reuniones y discursos. El propio Mas recurrió a esta estrategia en su intervención ante los asistentes a las jornadas que el Cercle d'Economia celebró recientemente en Sitges.

¿Y qué aparece en los 'NAP'? Básicamente datos económicos, en especial los que hacen referencia a inversiones o ampliaciones de capital de empresas, proyectos de internacionalización de firmas catalanas y la confirmación de inversiones extranjeras. En el mismo informe se incluyen ejemplos de emprendedores que están capeando con éxito la crisis. Sirvan de muestra algunas de las notas de actualidad positivas que se incluyeron hace un par de semanas: La decisión de la cadena Consum de destinar 50 millones de euros en un nuevo centro logístico en la Zona Franca, la de Torrons Agramunt abriéndose mercado en China o los 44 millones que la multinacional Nestlé se gastará en remodelar la fábrica Nescafé de Girona.

Uno de los asesores del 'president' niega que se busque edulcorar la realidad. «Desde en un principio el propósito ha sido decir la verdad, aunque a veces cueste explicarla». Es una estrategia que en el Palau de la Generalitat comparan con la que utiliza el primer ministro británico, David Cameron. Se trata de una táctica de márketing político que nada tiene que ver con la más convencional (y anterior a los tiempos de crisis y desafección) en la que los gobiernos partían de la premisa que no hacía falta explicar qué pasaba porque lo que calaba en la sociedad era lo que sus políticos decidían comentar. Como se ha demostrado, no hay fórmulas infalibles porque tanto un sistema como el otro acaban pasando factura. De todos modos, el primero, al menos en aparencia, parece más honesto.

En la tramoya del Ejecutivo se elaboran también otros informes, los 'NAG' (notas de acción del Govern), para hacer un seguimiento de la gestión, departamento por departamento, así como otros comarcales ('NAT', notas de actualidad en el territorio) para comprobar el tratamiento que la prensa comarcal da a las informaciones de sus respectivas zonas como a las de carácter más político.

Columnas de humo

El seguimiento de la actualidad incluye también los 'semáforos', una manera de puntuar día a día la actualidad, pero también la tarea de los miembros del Govern. Y sí, los estrategas gubernamentales reconocen, que a menudo más de un 'conseller' se lleva uno rojo.

En el manual comunicativo se ha incluido también otro instrumento, las «columnas de humo», que como su nombre indica tienen como objetivo detectar los problemas antes de que estallen. Un ejemplo reciente sería el último episodio de la polémica gestión del Hospital de Sant Pau. El viernes dimitió la dirección en bloque a instancias de la Conselleria de Justícia. Unos días antes ya se había previsto que en caso que sucediese esto sería el departamento de Germà Gordó quien se encargaría de dar la respuesta en nombre de la Generalitat. Otras cortinas de humo, asumen en el Govern, no se avistan hasta que se ha declarado el fuego.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario