El Periódico

El juez del 'caso Innova' investiga si una empresa de prótesis defectuosas financió a CiU

Un directivo de Traiber, precintada en el 2014 por vender implantes en mal estado, se reunió con el alcalde de Reus tras las elecciones municipales del 2011

El juez del 'caso Innova' investiga si una empresa de prótesis defectuosas financió a CiU

JOAN PUIG

Lluís Márquez, gerente de la empresa de prótesis Traiber, en el 2005.

ESTHER CELMA / TARRAGONA

Martes, 21 de marzo del 2017 - 16:38 CET

El juez del 'caso Innova' investiga si la empresa de prótesis Traiber, precintada desde el 2014 por vender implantes caducados o en mal estado, financió la campaña electoral de CiU en las elecciones municipales del 2011 en Reus (Baix Camp) a cambio de que los hospitales del grupo Sagessa (Sant Joan de Reus, Móra d'Ebre y Amposta) le compraran sus productos.

Según la parte de la instrucción que ya no es secreta, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, justo después de las elecciones municipales del 2011 que dieron la alcaldía de Reus a Carles Pellicer (CiU) se celebró una reunión en el ayuntamiento en la que participaron el flamante alcalde, su primera teniente, Teresa Gomis, el administrador de Traiber, Luís Márquez y el exdirector general del grupo de empresas municipales Innova, Josep Prat.

Artur Mas y Carles Pellicer, alcalde de Reus, en un mitin electoral de CiU.

Previamente, según la declaración de Prat, Gomis le había avanzado que “había que intentar devolverle el favor” al empresario. En esa reunión “se dijo que había habido dinero” y “que era una ayuda importante”, y Prat sugirió al alcalde que presentaran al empresario al 'conseller' de Indústria, Francesc Xavier Mena, y al de Salut, Boi Ruiz.

VISITAS A DOS 'CONSELLERS'

En los registros practicados en la sede de Traiber en Reus, entre la exhaustiva documentación incautada por la Guardia Civil, constan agendas con apuntes sobre visitas a estos dos 'consellers'.

El juez ya consignó “una elevada capacidad para relacionarse en las más altas instancias” que “por sí sola no tendría componente criminal” a menos que se utilicen “esas relaciones para influir, para presionar, en las decisiones políticas con el fin de lucrarse en la adjudicación de contratos”.

La alerta sanitaria sobre las prótesis de columna, cadera y rodilla de Traiber afecta a 6.000 pacientes, 1.400 de ellos del Hospital de Sant Joan de Reus, que se han tenido que someterse a controles.  El centro, descontento con la calidad del fabricante, cesó sus compras, que se reanudaron tras una reunión con el jefe de traumatología, Gomis, Márquez y el exconcejal de Promoción Económica, Marc Arza, en la que el doctor testificó haberse sentido presionado.

Piqué insistió en su deseo de ser presidente del Barcelona, aunque no lo ve "a corto plazo"