El Periódico

la lacra de la corrupción

El exjefe de la Casa del Rey niega la supervisión de las actividades de Nóos

"No había motivos para pensar que Urdangarin pudiera realizar actividades ilícitas", sostiene Alberto Aza

Rodrigo Rato asegura que nunca se reunió con el cuñado del Rey en la Zarzuela

El exjefe de la Casa del Rey niega la supervisión de las actividades de Nóos

EFE / MARISCAL

El exjefe de la Casa del Rey Alberto Aza, a su salida de la Audiencia Nacional, donde ha acudido para declarar por videoconferencia en el juicio del 'caso Nóos'.

MARGALIDA VIDAL / BARCELONA

Miércoles, 16 de marzo del 2016 - 15:12 CET

Imagen de la pantalla a través de la cual se veía la declaración por videoconferencia de Rodrigo Rato en el juicio del 'caso Nóos'.

El exjefe de la Casa del Rey, Alberto Aza, ha negado que se produjera una supervisión sistemática de las actividades del Instituto Nóos ni de los negocios de Iñaki Urdangarin por parte de la institución. Lo ha hecho este miércoles en su declaración como testigo en el juicio por el 'caso Nóos', en la que ha asegurado que la Casa del Rey "no tiene competencia ninguna para traspasar el límite de la actividad pública" de sus miembros.

Una de las principales estrategias de defensa del cuñado del Rey fue precisamente destacar el seguimiento que hacían desde la Zarzuela de sus actividades relacionadas con el entramado empresarial. Un argumento compartido por su exsocio, Diego Torres, que Aza contradice ahora. El exjefe de la Casa del Rey ha asegurado que la supervisión de Carlos García Revenga, exasesor de las infantas Elena y Cristina, "formaba parte de su ámbito privado" y que no informaba de ello a Zarzuela.

El testigo sí ha admitido su participación indirecta en la salida de Urdangarin del Instituto Nóos. Aza ha explicado que, como jefe de la Casa del Rey, le preocupaban las preguntas parlamentarias de los grupos socialistas de Valencia y Baleares sobre los costes y las gestiones de los eventos organizados por Nóos.

Fue entonces cuando José Manuel Romero, conde de Fontao y asesor de Juan Carlos, acudió a él y le propuso que Urdangarin se alejara de la gestión del entramado empresarial. A partir de la desvinculación, ha dicho Aza, dio "por supuesto que Urdangarin habría cumplido" y dio "el tema por resuelto"; "y fíjese adonde hemos llegado", ha añadido.

REUNIONES EN LA ZARZUELA

El testigo, que ha prestado declaración por videoconferencia durante dos horas, ha mencionado un encuentro en el 2004 en el Palacio de la Zarzuela sobre la organización de la Copa América en Valencia. En esta reunión, presidida por Juan Carlos y con la presencia del entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; su vicepresidente económico, Pedro Solbes; el presidente valenciano, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, entre otros, no se hizo referencia al proyecto de Urdangarin y Torres relacionado con la candidatura, según Aza.

Precisamente este ha sido el tema que ha centrado los menos de 10 minutos que ha durado el interrogatorio al testigo previo, Rodrigo Rato. El exvicepresidente económico del Ejecutivo de José María Aznar ha negado haberse reunido nunca con Urdangarin en la Zarzuela. Rato era el representante del Gobierno en el consorcio para la candidatura de Valencia para organizar la Copa América.

El que fue director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha admitido que Camps asistió en el 2003 a una reunión muy breve en la residencia del Rey, en la que ha dicho no recordar la presencia de Barberá. Asimismo ha asegurado que el proyecto de Urdangarin no salió en la conversación con Camps.

Antes de Rato y Aza han testificado este miércoles otros dos testigos, Juan Lerma, que fue auxiliar administrativo durante menos de un año en Nóos, y Mario Sorribas, el testaferro de Urdangarin. Por la tarde se prevé que declaren seis testigos más.

Desvinculación de la Zarzuela

Si bien varios acusados han relacionado a la Casa Real con los hechos que atañen a este caso, Alberto Aza se ha alejado este miércoles a la institución de las presuntas irregularidades. Ha afirmado que en la Zarzuela desconocían la creación de Aizoon y que “no podía recibir ningún documento privado de Urdangarin”. Aza ha asegurado que Romero, conocedor de las actividades, no formaba parte de la plantilla de la Casa Real.

El Barça habría cerrado la operación por el central en 30 millones de euros con las variables incluídas

El exrepresentante del Dybala explica las razones por las que el jugador prefirió quedarse en la Juventus