El Periódico

Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

LA GESTIÓN DE LA PAZ EN EUSKADI

Esperando a Otegi

La izquierda aberzale deposita enormes expectativas en su líder, que sale este martes de prisión

Con su tirón, Bildu aspira a corregir su declive y sus problemas internos en este año electoral

Esperando a Otegi

EFE / ABEL ALONSO

 Concentración para reclamar la libertad de Otegi frente a la cárcel de Logroño, en enero del 2012.

Lunes, 29 de febrero del 2016 - 09:39 CET

Bildu confía en que la inminente salida de prisión de Arnaldo Otegi sirva para encauzar el rumbo de la coalición, que se ha complicado extraordinariamente en los últimos meses. Además de dos malos resultados electorales consecutivos, su estrategia también está encontrando una fuerte contestación interna. Sus movimientos más recientes, entre los que destacan el acercamiento táctico al PNV y un llamamiento a los presos etarras para que asuman la legalidad española, han provocado aún más dudas entre los militantes.

Otegi abandonará la prisión de Logroño este martes, 1 de marzo, tras cumplir una condena de seis años y medio por integración en ETA. Atrás quedarán las numerosas campañas de apoyo, con notable eco internacional, que han puesto en marcha sus partidarios durante estos años. En Euskadi, todos los partidos salvo el PP coinciden en que su estancia en prisión ha sido injusta, lo que le otorga una legitimidad inusitada para un dirigente de la izquierda aberzale. Como le bautizó en alguna ocasión el diputado socialista Odón Elorza, el mundo de Batasuna se ha encontrado sin desearlo con un "Mandela blanco", capaz de aglutinar votos mucho más allá de los caladeros habituales.

Nadie duda de que las bases de Sortu lo elegirán como candidato y en la dirección saben que es uno de sus principales activos

Este mismo martes, nada más salir de prisión, está previsto que realice sus primeras declaraciones en un pequeño escenario que se instalará en una explanada a no más de 200 metros de la cárcel y hay convocado un acto de homenaje en Elgoibar (Guipúzcoa), su localidad natal. Asimismo, el próximo sábado, 5 de marzo, se celebrará su puesta en libertad en un gran evento que tendrá lugar en el Velódromo de Anoeta.

Tras los recibimientos y homenajes, Otegi deberá "aterrizar" de inmediato para afrontar las elecciones vascas previstas para otoño. Sus allegados afirman que ha seguido la actualidad vasca con detalle y que se encuentra "con ganas". Nadie duda de que las bases lo elegirán como candidato, y en la coalición, tanto Sortu y como sus socios saben de sobra que es uno de sus principales activos.

HACIA LA LENDAKARITZA

Los abogados de la izquierda aberzale están seguros de que la inhabilitación especial que pesa sobre él hasta el año 2021 no le impedirá concurrir a los comicios, ya que no se detallan en la sentencia los cargos concretos a los que no puede acceder. De hecho, destacan que existen precedentes que así lo confirman, como el parlamentario de Bildu Iker Casanova, con siete años de inhabilitación especial y que finalmente pudo sentarse en el Parlamento vasco. Avala esta interpretación el propio fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, quien ha afirmado que "ve" a Otegi como candidato sin mayores trabas jurídicas.

De hecho, el plan trazado por Bildu está orientado a lograr réditos electorales incluso si los tribunales le impidan concurrir. Su idea es presentar la candidatura de Otegi ante la Junta Electoral, lo que evitaría que la impugnación fuera juzgada por la Audiencia Nacional o el Tribunal Supremo. En primera instancia analizaría el caso un juzgado de lo contencioso-administrativo, y tras sucesivos recursos, le correspondería finalmente al Tribunal Constitucional, ya en víspera de las elecciones, pronunciarse sobre el caso.

En todo caso, la influencia de un Otegi libre es ya palpable. El resto de partidos llevan meses atentos a sus pasos, y buena prueba de ello es la pregunta que lanzó a los tribunales españoles el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, para que clarifiquen si finalmente podrá ser candidato. De hecho, admitió que toda la atención que está recibiendo no hace sino mejorar su posición "en el escaparate político".

La izquierda aberzale se enfrenta al reto de compensar el duro golpe sufrido el 20-D con la irrupción de Podemos

Apenas dos meses después de salir de prisión, Otegi será protagonista absoluto del congreso de Sortu, fuerza de la que ya es secretario general vacante. Su partido adelanta un año la cita para "resituar" su discurso ante una "situación política cambiante", según han explicado. A nadie se le escapa que la irrupción de Podemos en la política vasca ha supuesto un golpe durísimo, ya que parte de su electorado, con un perfil más izquierdista que independentista, ha optado por apoyar a Pablo Iglesias.

Con este diagnóstico, Sortu sabe que debe remarcar su perfil social y reforzar el partido, en el que toman cuerpo sectores críticos con la estrategia seguida. La labor de Hasier Arraiz tiene muchos detractores, que le recriminan que no haya sabido gestionar la inmejorable situación de hace cuatro años, cuando la izquierda aberzale alcanzó la mayor representación institucional de su historia, con la alcaldía de San Sebastián, la Diputación de Guipúzcoa y decenas de ayuntamientos. Sin embargo, ahora mismo las expectativas electorales le sitúan como tercera fuerza en la Cámara de Vitoria, por detrás de PNV y Podemos.

DEMANDAS DE LOS PRESOS

Arraiz ha intentado encontrar un espacio para Sortu tras el adiós de ETA a las armas, pero el pacto PNV-PSE le ha cerrado las puertas para negociar con los peneuvistas. Curiosamente, justo al final de la legislatura se han producido dos hechos de gran relevancia: el llamamiento a los presos para que acepten la legalidad española y agilicen su salida de prisión, y su acercamiento al PNV. Tras años de abierto enfrentamiento entre las dos familias nacionalistas, han sorprendido varios gestos recientes, como la disposición de Bildu a integrarse en Eudel, la asociación de municipios vascos de la que siempre rechazó formar parte, y su ofrecimiento para sacar adelante una propuesta peneuvista, la Seguridad Social vasca. Un giro que no se entiende entre los muchos militantes que consideran al partido de Ortuzar como un rival a batir.

Aún más controvertida internamente ha sido la solicitud a los presos de ETA para que acepten soluciones individuales por el cauce legal establecido. El colectivo de presos se ha apresurado a afirmar que nunca "se arrepentirán", ni "denunciarán" a sus miembros, ni dirán "lo que no crean" para acelerar su excarcelación.

De fondo, lo que Sortu reclama a los presos es que se adapten a la nueva situación sin ETA y acepten la estrategia marcada por el partido hacia la independencia. Vistas las diferencias entre ambas partes, se antoja imprescindible la intervención del preso más famoso de la izquierda aberzale.

El futbolista argentino del FC Barcelona, Leo Messi, salió este martes desde Barcelona con destino Argentina

Thiago Motta, jugador del PSG, ha hablado de la posibilidad de que Cristiano Ronaldo fiche por el campeón francés