El Periódico

Iceta: "Si pierdo, quedaré debilitado en el Parlament"

Entrevista con los mandatarios del PSC

RICARD FADRIQUE

Entrevista con los mandatarios del PSC

Domingo, 9 de octubre del 2016 - 18:29 CEST

–Antes de las primarias se le preguntaba si podían romper el PSC. Ahora el riesgo de fractura grave está en el PSOE.

–En el PSC evidentemente no hay este riesgo de fractura y creo que en el PSOE tampoco. Lo que sí que hay es un riesgo grande en el PSOE de que se produzca un gran distanciamiento entre las bases y la dirección del partido. Existe un riesgo de una desafección muy grande entre la militancia.

–¿Entiende que haya socialistas que prefieran que gobierne la derecha antes que buscar los apoyos de independentistas para regresar al Gobierno?

–Yo siempre intento comprender a todo el mundo, pero creo que una mayoría de los militantes socialistas quieren votar 'no' a Mariano Rajoy y a todo lo que representa aunque esto comporte ir a unas terceras elecciones.

–¿Hacer presidente a Rajoy enterraría al PSOE?

—La verdad es que sería un golpe muy duro para el partido del que costaría mucho recuperarse, pero lo que sí que enterraría un nuevo Gobierno de Rajoy sería la posibilidad de una solución negociada del encaje de Catalunya con el resto de España. Y eso es algo que creo que no nos lo podemos permitir.

–El PSC salió derrotado del comité federal después de haber apostado fuerte por Pedro Sánchez. ¿Ha llegado la hora de reivindicar su autonomía?

–La autonomía del PSC existe. En estos días se habla mucho protocolo de unidad [que regula la relación entre el PSC y el PSOE] y es el único documento en el que se habla de la soberanía del PSC. Esto no hay que reivindicarlo, hay que ejercerlo.

–Núria Parlon renunció a dar el paso hace dos años tras la dimisión de Pere Navarro y usted terminó cogiendo las riendas. ¿Confía en que los socialistas le agradezcan el sacrificio que hizo?

–Siempre pienso que la gente cuando vota no hace votos de agradecimiento sino de confianza. Yo no pido que me voten porque hace dos años hice no sé qué. Yo lo que les pido es que me den un voto de confianza porque considero que no es el momento de cambiar ni de líder ni de rumbo.

–¿Han pactado juego limpio para evitar que las primarias se salieran de madre?

–Dicho así no ha sido necesario. Tanto Núria como yo nos queremos mutuamente y también queremos mucho a nuestro partido. Las primarias tienen un punto de competencia que puede llegar a generar algún tipo de fricción, pero siempre se tienen que hacer sobre la base de que al día siguiente tenemos que estar en condiciones de poder seguir trabajando exactamente igual que el día antes, juntos, y no se puede hacer nada que suponga ningún tipo de fractura. Puede haber competencia, pero no división. Y en esto tanto ella como yo estamos absolutamente de acuerdo.

–¿Quedaría debilitada su posición en el Parlament si pierde las primarias?

–Sí.

–¿El PSC se tiene que seguir conformando con firmar el empate y no perder más votos en cada elección o tiene que empezar a salir al ataque para volver a ganar apoyos?

–No tenemos que conformarnos con el empate, tenemos que intentar salir al ataque. En estos dos años de gestión como primer secretario hemos conseguido superar la crisis y estabilizar el electorado por encima del medio millón de votos. Pero ahora tenemos que dar pasos adelante para crecer disputando mejor espacios de izquierdas, ofrecernos como instrumento para el catalanismo no independentista, hacer un esfuerzo muy potente para abrirnos a la gente más joven y al activismo social y cultural.

"El PSC se mantendrá en el 'no' a Rajoy"

-El ideario de los dos candidatos es prácticamente calcado. ¿En qué se diferencian?

-Eso lo tendrán que decir los militantes. Yo puedo ofrecer una solvencia contrastada, un reconocimiento público, construir liderazgos cuesta mucho. El PSC no se puede permitir el lujo de cambiar de líder cada dos años porque esto hará muy difícil que la ciudadanía nos perciba como un proyecto sólido.

-¿Qué tiene que hacer el PSC si el comité federal del PSOE decide facilitar el Gobierno de Rajoy?

-Votar 'no'. No en términos de disciplina, sino de coherencia. El PSOE en este momento tiene decidido votar 'no'. Y me parece bien. Si quisiera cambiar de opinión tendría que pedir una consulta a la militancia. Y el PSC se mantendrá en el 'no' porque creemos que hay razones objetivas que hacen imposible que le invistamos.

-¿Fue un error introducir la ley de la claridad en la ponencia del congreso del PSC?

-No, nunca es un error plantear temas de debate. Cuando un partido se niega a sí mismo reflexiones pertinentes empieza a morir. Fue un acierto, como lo demuestra que hay muchas enmiendas que enriquecen el texto y permiten llegar a un terreno de síntesis. No ha sido un error, ha sido un acierto.

-¿Cuál es su receta para poder hacer frente electoralmente a los 'comuns'?

-Ya me gustaría que la relación PSOE-Podemos fuera la del PSC y los 'comuns' porque tendríamos un Gobierno del cambio. Aunque haya competencia hay que colaborar, como en Barcelona. En su origen tuvieron una cierta capacidad de deslumbrar y muchas de las cosas que veían sencillas no lo han resultado tanto.

-Si gana las primarias, ¿qué le ofrecerá a su rival el día después de la votación?

-Me gustaría que ocupara en plenitud el papel de número dos y de persona que puede aspirar a las máximas responsabilidades en el partido y también de tipo institucional como eventual futura candidata. Es parte indiscutible de lo que tiene que ser la imagen de un partido con un liderazgo más plural.

Marco Verratti se muestra sorprendido ante la versión ofrecida por la 'Gazzetta dello Sport' sobre su reunión con el PSG