El Periódico

Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

ENCUESTA DEL GESOP

Ciudadanos tendrá la llave de una compleja gobernabilidad de España

El PP ganaría las elecciones generales en mínimos históricos y Albert Rivera podría llegar a los 80 escaños

El PSOE retendría por los pelos la segunda plaza y necesitaría al menos dos socios para llegar a la Moncloa

Ciudadanos tendrá la llave de una compleja gobernabilidad de España

Martes, 1 de diciembre del 2015 - 21:00 CET

Año y medio lleva advirtiendo el sismógrafo demoscópico de que el mapa político español va a quedar irreconocible tras la sacudida que se avizora en las elecciones generales. El bipartidismo heredado de la transición (y favorecido por la ley electoral) prepara ya la firma de su sentencia de muerte, mientras las dos potencias emergentes empiezan a tomar posiciones como actores protagonistas. De hecho, la pugna más enconada de la inminente cita con las urnas es la que libran Ciudadanos y Podemos por adjudicarse la condición de bisagra. A menos de 20 días para los comicios, el partido de Albert Rivera cuenta con una notable ventaja sobre la marca de Pablo Iglesias y a sus manos iría a parar la llave que abriría las puertas de la Moncloa a Mariano Rajoy o a Pedro Sánchez. Según la encuesta preelectoral de España elaborada por el Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, el apoyo de Ciudadanos sería imprescindible tanto para el PP como para el PSOE, aunque solo una alianza con los populares alcanzaría la mayoría absoluta.

Sondeo del GESOP sobre las elecciones Generales del 20-D

EL PERIÓDICO / GESOP

Después de cuatro años de recortes sociales, escándalos de corrupción y leyes contestadas en la calle, Rajoy volvería a ganar las elecciones pero con la victoria más pírrica de la historia del PP y hasta de Alianza Popular, pues podría desplomarse desde su holgada mayoría absoluta a menos de un centenar de diputados. Lograría el 23,9% de los votos (20 puntos menos que en las generales del 2011) y entre 98 y 102 escaños (ahora tiene 186). Este registro empeoraría los 105 parlamentarios obtenidos por Manuel Fraga en 1986, la cota más baja hasta la fecha. El triunfo electoral, sin embargo, no estaría en peligro porque el PSOE, pese a experimentar una ligera recuperación, sigue a gran distancia del PP. Sánchez conseguiría el 21,4% de los votos (siete puntos menos que en el 2011) y de 82 a 86 representantes. Las históricas dos grandes fuerzas de la democracia española sumarían ahora el 45,3% de los sufragios, mientras que las dos marcas alternativas reunirían el 37%.

Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el debate electoral organizado por 'El País'.

La erosión de los populares se ha acentuado en el último semestre, en paralelo a la irrefrenable progresión de Ciudadanos, que desde el barómetro de abril ha sumado una veintena de parlamentarios, ha escalado de la cuarta a la tercera posición y amenaza la medalla de plata de los socialistas. Rivera cosecharía el 21% de los votos y entre 76 y 80 representantes en su debut en el Congreso, lo que le deja a apenas cuatro décimas y seis escaños del PSOE. Para catapultarse con esta fuerza, el partido naranja atraería al 35% de los votantes de UPD -que desaparecería del arco parlamentario-, el 23% del electorado del PP, el 14% de quienes votaron a los socialistas en el 2011 y otro 14% de abstencionistas. Después de su éxito electoral en Catalunya, noviembre ha sido un mes provechoso para Ciudadanos ante la nueva pulsión independentista generada por la declaración de ruptura y las negociaciones entre Junts pel Sí y la CUP.

El otro gran damnificado por el auge 'naranja', además del PP, es Podemos, cuyo sueño de "asaltar el cielo" quedaría bastante diluido. Iglesias lograría el 16% de los votos y de 52 a 56 diputados. Sería la cuarta fuerza política, cuando en abril era la segunda y el GESOP le adjudicaba cuatro puntos y una treintena de parlamentarios más. La fuerza morada se apropiaría del 37% de los votantes de IU (que perdería la mitad de sus 11 parlamentarios), el 19% de los abstencionistas y el 16% del electorado socialista, una cosecha insuficiente para su aspiración de condicionar la gobernabilidad de España. Una alianza del PSOE y Podemos (134-142 escaños) quedaría fácilmente neutralizada por una entente entre el PP y Ciudadanos (174-182 diputados), que alcanzaría la mayoría absoluta (176) o, en la horquilla más baja, la acariciaría.

Si Sánchez se atreviese a romper la tradición no escrita en España de dejar gobernar a la fuerza más votada, hilvanar su investidura no sería una operación sencilla, aunque tampoco imposible. El PSOE necesitaría el apoyo de Ciudadanos (juntos sumarían de 158 a 166 escaños) y de algún otro socio que, claro está, se aviniese a entenderse con el partido de Rivera. A no ser que, también por primera vez en la historia, populares y socialistas optasen por zanjar la cuestión con una 'grosse koalition' a la alemana.

Ficha técnica

-Empresa responsable: GESOP.
-Técnica: entrevistas telefónicas asistidas por ordenador.
-Ámbito geográfico: España.
-Universo: población de 18 años y más con derecho a voto.
-Número de entrevistas: 1.816 entrevistas, 1.200 distribuidas proporcionalmente en el conjunto de España y una ‘sobremuestra’ de 616 en Catalunya.
-Error de la muestra: +/- 2,7% para un nivel de confianza del 95% y p=q=0,5.
-Muestreo: estratificado por comunidad autónoma y dimensión de municipio. Selección aleatoria de los hogares. Cuotas cruzadas de sexo y edad para la selección de las personas a entrevistar. Los resultados finales se han ponderado para dar a Catalunya y al resto de comunidades autónomas el peso que les corresponde en el conjunto de la muestra.
-Trabajo de campo: del 23 al 28 de noviembre del 2015.

Al no disputar el número mínimo de partidos, su cláusula se reduce y el Barça pierde la opción de recompra en caso de que el jugador se vaya del club

La final de la Champions League ocupa la portada de este sábado