El Periódico

Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

El PP escuda a Rajoy y rechaza que se le equipare con Aguirre

El líder del PP encarga a Cifuentes que asuma ya el control del partido en Madrid a través de una gestora

La dirección deja entrever su malestar con las formas empleadas por la 'lideresa' en su renuncia

El PP escuda a Rajoy y rechaza que se le equipare con Aguirre

JUAN MANUEL PRATS

El vicesecretario de organización del PP, Fernando Martínez Maíllo. 

Lunes, 15 de febrero del 2016 - 10:26 CET

La satisfacción que en la dirección del PP podría haber dejado en otro momento la dimisión de la díscola Esperanza Aguirre ha quedado empañada por las implicaciones que su renuncia tienen para Mariano Rajoy y su negativa a asumir responsabilidades por los casos de corrupción que corroen sus filas. La preocupación es tal que miembros del Gobierno y del PP salieron este lunes en tromba a proteger a su jefe y corear, todos a una, que la situación en Madrid no es “equiparable” con “otras”. Rajoy decidió además pasar página lo más pronto posible y encargó a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que se haga cargo de la gestora que controlará el partido tras la marcha de Aguirre hasta la celebración del próximo congreso, dentro de unos meses. Cifuentes queda así bien posicionada cara a liderar definitivamente la organización madrileña.

Desde la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, pasando por los ministros José Manuel García-Margallo o Rafael Catalá, y continuando por el vicesecretario de organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, todos coincidieron en que “no conviene extrapolar decisiones diferentes para casos que no se parecen”.

Es más, se revolvieron con la pretensión del resto de partidos de hacer una causa general contra los populares. “No estamos dispuestos a [acceptar] el intento de algunos de desligitimar al PP” e inocular la idea de que Rajoy no puede seguir al frente del PP e intentar reeditar su cargo en el Gobierno central, dejó caer Maillo tras el comité de dirección presidido por el propio Rajoy y que, según reconoció, buena parte estuvo destinado a analizar los escándalos que les sacuden en Madrid y Valencia.

EL DEBATE INTERNO

La cúpula decidió imponer una gestora que tome las riendas del PP en la capital valenciana y debatió si hacer lo propio en Madrid o bien elegir al sucesor de Aguirre -y de Ignacio Gonzalez, que dimitió hace un mes como secretario general- directamente en junta directiva, máximo órgano entre congresos. También se discutió sobre la conveniencia de nombrar a un responsable temporal o bien directamente a Cifuentes, lo que refuerza su figura cara al próximo congreso regional.

La presidenta madrileña cuenta con el apoyo de Rajoy y no lleva la mochila de la corrupción a sus espaldas, con lo que su elección incrementa la imagen de que el PP hace limpieza, en un momento en que el presidente en funciones aspira aún a conseguir los apoyos necesarios para su investidura.

La presidenta de la Comunidad cuenta con el apoyo de Rajoy y no lleva la mochila de la corrupción a sus espaldas

El comité de dirección concluyó sin tomar una decisión. Y después de una tarde con conversaciones a varias bandas, especialmente con la afectada, el PP comunicó que se nombrará una gestora que estará presidida por Cifuentes y con el diputado Juan Carlos Vera, el que fuera jefe de su campaña e histórico de la organización, como secretario general. La decisión implica que se cesarán a los aguirristas que, con una junta directiva, hubieran permanecido en sus puestos de vicesecretarios. Un tanto para Cifuentes, pese a que algunos de sus colaboradores mostraron su preferencia por evitar la gestora, y un gol para Aguirre.

EL CONTROL DEL APARATO MADRILEÑO

La presidenta de la comunidad consigue además controlar el aparato madrileño cara a la celebración del congreso nacional, que será después de la conformación del futuro gobierno y decidirá si Rajoy sigue o no al frente del PP. Si hubiera dejado pasar este tren, hubiese perdido la oportunidad de mover hilos a nivel nacional así como ganar enteros ante el congreso regional. Aún no ha desvelado si se presentará al mismo, pero la interpretación mayoritaria en su partido es que lo hará. En las filas del PP de Madrid se baraja, no obstante, la posibilidad de que algún aguirrista intente hacerle frente.

Cifuentes podrá mover hilos a nivel nacional y gana enteros para salir triunfante en el próximo congreso regional

Cifuentes, tras su nombramiento, se fijó como reto la "tolerancia cero con la corrupción". Horas antes, Aguirre intentó impostar tranquilidad a este respecto. “Por corrupción es por lo que no me van a imputar”, aseveró en rueda de prensa, pese a que el PP teme que la operación que llevó a su exnúmero dos, Francisco Granados, a la cárcel les dé más quebraderos de cabeza. “Y eso que no gozo de fuero. Fíjese si soy presa fácil”, apostilló con una puya envenenada hacia Rita Barberá, quien sigue aferrada al aforamiento que le proporciona su cargo de senadora y haciendo oídos sordos a las presiones de los suyos para que dé un paso atrás, tras la imputación de los concejales que estuvieron a su cargo.

La dirección del PP se mostró este lunes, sorprendentemente, suave con Barberá. Eso sí, descargó sus reproches en Aguirre y las formas empleadas por esta en su renuncia. Maillo dejó caer, por ejemplo, su malestar con el hecho de que la ‘lideresa’ comunicara poco antes a Rajoy su decisión y desvelara parte de un SMS en el que el líder del PP le expresaba que “entendía” su dimisión. También se quejó de haberse enterado por la prensa de la renuncia de González.

El director general deportivo del equipo italiano confirma también negociaciones con Mascherano

Gerard Piqué publicó un enigmático tuit relativo a Christian Laettner suceptible de ser interpretado a los pocos minutos de que tanto Arbeloa como el Bernabéu se acordaran de él