El Periódico

LA COMPLEJA INVESTIDURA

España cumple 100 días sin gobierno

Los partidos encaran el mes decisivo para la investidura tras batir el récord de interinidad

Si hay elecciones, el Ejecutivo de Rajoy podría estar más de ocho meses en funciones

España cumple 100 días sin gobierno

Lunes, 28 de marzo del 2016 - 12:20 CEST

Cien días suele ser el tiempo prudencial que se concede a cualquier gobierno antes de empezar a sacar conclusiones sobre su gestión. 100 días se cumplen este martes desde que los españoles mandataron a PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos para dialogar y llegar a acuerdos. Y todo ese tiempo llevan haciendo caso omiso, con la excepción del pacto entre Pedro Sánchez y Albert Rivera, que se estrelló en el Congreso por falta de apoyos. Finiquitada la Semana Santa, los partidos han consumido el primero de los dos meses de plazo que tienen para desbloquear la investidura y evitar la repetición de las elecciones, que se convocarán automáticamente el 2 de mayo si para entonces no hay presidente.

La única cita que figura en las agendas públicas de los líderes es la reunión que Sánchez mantendrá este miércoles con Pablo Iglesias. Ni que decir tiene que, salvo un giro radical en alguna de las posiciones, las expectativas tienden a cero y el encuentro podría ser solo un nuevo episodio de las presiones cruzadas que mantienen el PSOE y Podemos sobre cuál de los dos bloquea el "gobierno de cambio". Aislar al partido morado es el objetivo del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que apunta con el dedo a Mariano Rajoy como culpable por preferir nuevas elecciones antes que desencallar la investidura, por ejemplo, ofreciendo su cabeza.

Las claves

  • El calendario. Al ser el 2 de mayo la fecha límite para elegir presidente, el pleno de investidura debería iniciarse como muy tarde el 30 de abril porque han de pasar 48 horas entre la primera y la segunda votación. Solo si el candidato tuviese asegurada la mayoría absoluta a la primera, podría exprimir los plazos hasta el mismo 2 de mayo.
  • Los trámites. El Rey debe abrir una nueva ronda de contactos con los grupos parlamentarios para proponer un nuevo candidato, pero está esperando a que avancen las negociaciones para evitar una nueva investidura fallida. El Monarca puede proponérselo a cualquier español mayor de edad.
  • El pulso legal. Un Gobierno en funciones tiene competencias muy limitadas. No puede aprobar leyes ni someterse al control de Congreso y Senado. Los grupos de la oposición han recurrido al Tribunal Constitucional para intentar forzar al Ejecutivo a comparecer en las Cortes durante este periodo de interinidad.
  • Las consecuencias. DSi hay que volver a votar, el 26 de junio el Gobierno llevará medio año en situación interina y los plazos mínimos posteriores para constituir las Cortes y para la investidura (además con el verano de por medio) podrían prolongar este escenario de inestabilidad política hasta los siete u ocho meses.

El partido naranja ha dedicado estos días de recogimiento a reclamar a PP y PSOE que se dejen de dimes y diretes y hablen de una vez. Rajoy tiene pendiente una llamada telefónica a Sánchez, que podría producirse esta semana, pero que sería más baldía que la reunión Sánchez-Iglesias, pues el líder socialista sigue sin querer oír hablar de una 'gran coalición'.

EL PREDECENTE CATALÁN

Desde el 28 de septiembre hasta el 12 de enero, día en el que Carles Puigdemont fue oficialmente investido presidente de la Generalitat, pasaron 106 días. Tres meses y medio en los que desde todo tipo de tribunas madrileñas se oyeron y leyeron mofas, chascarrillos y exabruptos contra Artur Mas, Junts pel Sí y la CUP por la parálisis política de Catalunya. La Moncloa superará el próximo lunes, 4 de abril, ese registro de la Generalitat, y hace tiempo que batió el récord de un Gobierno en funciones en España: 62 días (los que tardó José María Aznar en granjearse la investidura en 1996).

Días antes de la investidura in extremis de Puigdemont, el vicesecretario de comunicación del PP, Pablo Casado, pedía "acabar con el esperpento", mientras que Rivera criticaba el "mal espectáculo que se ha dado en la región en los últimos tres meses". Desde el 20 de diciembre, lo que no ha faltado es espectáculo en la política española: la negativa de Rajoy a intentar la investidura (mientras el PP valenciano se convertía en una falla continua por la corrupción), las reuniones con aires de comedia de enredo en el Congreso entre PSOE, Podemos y Ciudadanos o el conato de guerra civil en la formación morada.

Luego llegó la primera investidura fallida de la historia de la democracia y el actual 'impasse', que mantiene al Gobierno sigue en funciones. ¿Y qué supone exactamente esa interinidad? "El Gobierno en funciones limitará su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos, absteniéndose de adoptar, salvo casos de urgencia debidamente acreditados o por razones de interés general cuya acreditación expresa así lo justifique, cualesquiera otras medidas", establece la ley del Gobierno. En román paladino, el Gabinete de Rajoy no puede aprobar ley alguna, ni someterse al control del Congreso, aunque la oposición está dispuesta a ir al Tribunal Constitucional para obligar a algunos ministros a comparecer en las Cortes.

EL PODER DE LAS ENCUESTAS

Las encuestas acabaron desencallando la situación en Catalunya, llevando a Mas a dar el paso atrás que le exigía la CUP. De momento, los sondeos publicados no auguran un mapa electoral español muy diferente en caso de que se repitieran las elecciones, más allá de que Ciudadanos podría arrebatar la tercera plaza a Podemos. Pero esas encuestas sí detectan la creciente preocupación de la sociedad por la clase política, caldo de cultivo para un desplome de la participación en caso de tener que votar otra vez.

Hay quien ironiza que con esta interinidad no se está tan mal. No hay más recortes y los corruptos de todos los colores van desfilando por los juzgados. Recuerdan algunos el ejemplo de Bélgica. España está aún muy, muy lejos del récord absoluto que ostentan los belgas, que estuvieron la friolera de 541 días con un Ejecutivo en funciones. Pero si hubiera elecciones el 26 de junio, el periodo de interinidad se prolongaría al menos hasta mediados de agosto. Y serían ya ocho meses.

Un bufete de abogados es quién proporciona la dirección de las empresas de los clientes de Jorge Mendes