El Periódico

DIRECTO Sigue al minuto todos los actos previstos en el Día de la Constitución

ESCÁNDALOS EN LAS FILAS POPULARES

Bárcenas acusa a Cospedal del borrado de los discos duros y exculpa a Rajoy

El extesorero del PP explica al juez que en los ordenadores había recibís de pagos irregulares a dirigentes

Se suspende la declaración como testigo del abogado del partido para que declare como imputado

Bárcenas señala a Cospedal.

JOSÉ LUIS ROCA / Vídeo: ATLAS

Bárcenas señala a Cospedal.

Miércoles, 3 de febrero del 2016 - 10:18 CET

Luis Bárcenas, a su llegada a los juzgados para declarar por el borrado de los ordenadores.

Luis Bárcenas ha acusado este miércoles a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, de ordenar la sustracción de sus ordenadores y ha insinuado que está detrás del borrado de los discos duros. Así lo ha afirmado el extesorero del partido en la declaración que ha prestado como testigo ante la jueza Rosa María Freire, de los juzgados de Madrid.

Por el contrario, el también exsenador ha exculpado a Mariano Rajoy al negar que estuviera al tanto de la decisión de Cospedal de entrar en el despacho que Bárcenas ocupaba en el PP en febrero del 2013. También ha asegurado que la información que se eliminó "era importante" no solo para la investigación sobre la trama de corrupción vinculada al PP, sino también para su defensa por las cuentas suizas en las que ocultó casi 40 millones de euros.

El extesorero, que se ha personado como acción popular, ha explicado que sus ordenadores quedaron a resguardo del PP cuando él dejó de trabajar en el partido. Y ha afirmado que su "sustracción", como él define el traslado de sus enseres, fue ordenada por Cospedal y ejecutada por personas que ella mandó a su despacho.

El exjefe de seguridad, Antonio Lafuente (cuñado de Bárcenas) ha corroborado esta versión al indicar que impidió que la secretaria de la número dos del partido entrara en el despacho del extesorero, aunque finalmente el abogado Alberto Durán fue quien accedió a estas dependencias.

LOS PORTÁTILES

Bárcenas ha confirmado que en su etapa en el PP usó dos portátiles, un Toshiba y un Mac. En ellos guardaba en hojas Excel anotaciones que no estaban recogidas en sus papeles sobre la caja b del partido. Y ha informado de que el entonces responsable de informática de esta formación, Javier Barrero, le ayudó a extraer sus archivos del Toshiba en disqueteras.

Además, en sus archivos también conservaba pantallazos de correos de dirigentes del PP, recibís y comprobantes de donaciones. E incluía documentacion de la contabilidad ordinaria y opaca del partido conservador. Por ello, ha sostenido que los archivos eliminados eran "importantes" en la investigación de la caja b que se ha tramitado en la Audiencia Nacional.

Asimismo, ha negado que él se llevara una copia de los discos duros de los ordenadores, al tiempo que ha señalado que cuando reparó su Mac se le volcó la información que guardaba en el anterior disco duro.

LAS CLAVES DE LA NOTICIA

  • El inicio del caso. Esta causa se abrió en agosto del 2013 después de que el PP reconociera al entonces titular del juzgado número cinco de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, que había borrado los discos duros de los ordenadores que Luis Bárcenas. Un juzgado de Madrid había archivado una denuncia presentada por el extesorero contra su partido por robo por la desaparición de sus portátiles. El magistrado remitió la causa a los juzgados de Madrid.
  • El archivo. La jueza Rosa María Freire archivó esta causa en octubre del 2013. Por ello, se negó a admitir a trámite la querella presentada por IU y la asociación Justicia y Sociedad en la que se pedía que se identificara a los responsables del PP que habían ordenado la eliminación de los archivos de los portátiles de Bárcenas.
  • La reapertura. La Audiencia de Madrid ordenó la reapertura de esta causa el pasado mes y reprochó a su subordinada que hubiera cerrado la misma sin haber practicado ninguna diligencia. Para los jueces, existen datos que acreditan la comisión de un delito de daños informáticos y otro de encubrimiento.

A pesar de estas explicaciones, Bárcenas se ha negado a identificar a la persona que ordenó que sus ordenadores fueran limpiados, pero ha subrayado que en el partido las decisiones las toma la asesoría jurídica, el gerente, el secretario general y el presidente. Y ha acusado a su antigua formación de haber tomado "unilateralmente" la decisión de borrar los discos duros de sus ordenadores.

Por su parte, Lafuente ha negado (como sostiene el PP) que en este partido exista un protocolo para borrar los archivos de las personas que dejan de trabajar en esta formación.

La exsecretaria de Bárcenas (como hizo en la Audiencia Nacional cuando declaró sobre la desaparición de las agendas de su antiguo jefe) tuvo problemas de memoria hasta el punto de que la jueza la abroncó por no recordar nada, ni siquiera que el extesorero usara dos portátiles.

LOS IMPUTADOS

La actual tesorera del PP, Carmen Navarro, declara el jueves en calidad de imputada. Ese día también ha sido citado el antiguo responsable de informática de la formación. La magistrada también ha otorgado la condición de investigado al PP, pero no ha citado aún a su representante legal.

Sin embargo, sí ha pedido información a una empresa informática que efectuó trabajos en el Mac de Bárcenas en el 2012 y ha reclamado documentación sobre las declaraciones de Bárcenas a la Audiencia Nacional y a un juzgado de Madrid, que archivó la denuncia del extesorero contra el PP, al que acusaba de robo por la desaparición de sus ordenadores.

Además, la magistrada tiene que decidir si acepta la petición de IU de citar como investigado al abogado del PP, Alberto Durán, tras suspender su comparecencia como testigo. Una solicitud a la que se opuso el fiscal, pero que apoyaron la mayoría de los abogados presentes en las declaraciones.

La jueza investiga la comisión de un delito de daños informáticos y otro de encubrimiento. El primero se habría cometido por borrar los archivos de los ordenadores de Bárcenas sin su consentimiento y el segundo, por haber borrado los discos duros solo seis días después de que Bárcenas entrara en prisión en junio del 2013.