El Periódico

Venta Raimon 75 cabecera

OTRO CARGO EN LA EMPRESA PRIVADA para EL exjefe del ejecutivo

Aznar ficha por el lobi que intentó conseguirle la medalla de EEUU

El Gobierno apoya al expresidente porque no incumple la ley de incompatibilidades

Zapatero evita la polémica y dice que no saldrá de su boca «una crítica a Rajoy»

PILAR SANTOS
MADRID

Sábado, 25 de mayo del 2013

Aznar, en el Congreso de los Estados Unidos, en el 2004.

Pese a que el Ejecutivo se llena la boca con la futura ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, defendió ayer que José María Aznar fiche por el bufete de abogados que, en el 2003, intentó que el expresidente consiguiera la medalla de oro del Congreso de EEUU. Aznar pagó 1,6 millones de euros de dinero público para lograr ese galardón, que finalmente no recibió. El exjefe del Ejecutivo puso en marcha su idea en mayo del 2003, poco después de que George W. Bush decretara lo que él pensaba que era el fin de la guerra de Irak, un conflicto en el que España participó pese a que tenía un rechazo del 90% de la población.

Según publicó Expansión, el expresidente ha sido contratado por el despacho de abogados DLA Piper, para asesorarle sobre Latinoamérica. Aznar combinará este cargo con su puesto en Endesa y en Newscorp.

Santamaría apoyó esta decisión porque no incumple la ley de incompatibilidades. «Una vez pasados los plazos y requisitos de la norma, cualquier persona puede desarrollar una actividad profesional o empresarial dentro del cumplimiento de la ley», añadió al ser preguntada sobre si este tipo de fichajes ayuda a mejorar la imagen de los políticos.

Respecto a si la futura norma de transparencia pondrá coto a esta puerta giratoria entre la Administración pública (y el dinero público, en este caso) y las empresas privadas, se limitó a decir que es una ley «de transparencia, no de incompatibilidades».

EVITAR EL ENCONTRONAZO / En la habitual rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la número dos del Ejecutivo evitó comentar la entrevista del expresidente y esquivó de nuevo un encontronazo con él. Pero preguntada por la supuesta pasividad gubernamental que el martes denunció Aznar, Santamaría quiso responder con «hechos» y blandió la ley de emprendedores que acababa de aprobar el Ejecutivo.

El envite del presidente de FAES sigue como tema estrella de la agenda política y de ahí que surgiese ayer en la entrevista que Luis del Olmo le hizo a José Luis Rodríguez Zapatero en RNE. El exlíder socialista, para marcar distancias con su antecesor en la Moncloa, aseguró que no saldrá de su boca «una crítica a Rajoy». Según fuentes del entorno del expresidente, esta intervención radiofónica estaba acordada «mucho antes» de que se supiera que Aznar acudiría a Antena 3.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario