El Periódico

Entradas MOUSTACHE

El 'amor' entre Sánchez y Rivera llega a Twitter en forma de memes

La reunión secreta del líder del PSOE y el de Ciudadanos, así como sus acuerdos posteriores para lograr un pacto de legislatura, inundan las redes

El 'amor' entre Sánchez y Rivera llega a Twitter en forma de memes

AGUSTÍN CATALAN

Los líderes del PSOE y de Ciudadanos, Pedro Sánchez y Albert Rivera, negociando las claves del pacto en una reciente reunión en el Congreso.

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Martes, 23 de febrero del 2016 - 18:15 CET

La reunión ya no tan secreta que el líder del PSOE Pedro Sánchez y el de Ciudadanos Albert Rivera mantuvieron este lunes ha tenido su réplica en las redes, como ya suele ser costumbre. Sobre todo, a raíz del anuncio de que el socialista acepta todas las condiciones impuestas por Rivera.

Este martes por la mañana, el líder de Ciudadanos anunciaba que estaba "cerca" de alcanzar un acuerdo con el PSOE, algo que se ha materializado horas después, cuando el propio Sánchez ha anunciado que aceptaba la reforma exprés de la Constitución, planteada como última exigencia a los socialistas para alcanzar un pacto "de gobierno".  "Si esas son las peticiones que tiene C's, que no le queda duda a nadie que habrá acuerdo", ha replicado Sánchez.

Y, acto seguido, Twitter se ha hecho eco de este principio de acuerdo.

Así, por ejemplo, el usuario Froilán I de España 'resume' la ronda de negociaciones de Iglesias, Sánchez y Rivera con una descriptiva foto, en la que se ve a tres jóvenes de espaldas en la que el de en medio pasa la mano por encima del hombro de la chica de su derecha, meintras esta hace 'manitas' con el de la izquierda.

Y el usuario SuperMan-u ahonda en la 'relación' entre Rivera y Sánchez, aludiendo de forma no explícita a sus miradas enamoradas.

Con algo menos de humor y más mala leche, el usuario JP Quiñonero asegura que Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias están colgados de las ramas del mismo "árbol podrido".

En pleno Barça - Real Madrid, La Pulga y CR7 se concedieron una tregua