El Periódico

Tomás Navarro

Tomàs Navarro

Psicólogo. Se dedica a la psicología, la consultoría, la formación y la divulgación. Autor de 'Fortaleza emocional'

Mi vida por una camiseta de 'finisher'

@Tomasnavarropsi

Martes, 15 de julio del 2014 - 11:00 CEST

Hoy en día no eres nadie si no tienes una camiseta de finisher. ¿Acaso no tienes ninguna? ¡Por Dios! ¡Pero cómo es posible!

Tienes que plantearte un reto deportivo inmediatamente. Lo que más se lleva es correr una ultra maratón de montaña, un triatlón de larga distancia, una carrera en bici de montaña por etapas o una marcha cicloturista con más de 3.000 metros de desnivel acumulado.

Si no puedes o no quieres estar en el top ten de los más considerados siempre puedes hacer una triste maratón, medio maratón o carrera a pie. También puedes elegir cualquiera de las distancias y modalidades de triatlones, duatlones, acuatlones, etcéterones.

Y si no te gusta ninguna de estas disciplinas, ahora lo más cool consiste en realizar marnatones, o lo que es lo mismo, largas travesías a nado por el mar. Y no olvides el esquí de montaña en invierno, de hecho ya puedes empezar a preparar las pieles de foca o en su defecto subir un gran puerto de montaña con unos patines especiales que emulan las sensaciones del esquí de montaña.

¡Da igual, supera un reto, sea el que sea! Supera un reto que te presente ante tus amigos como un titán, que te dé una seña de identidad, que genere admiración, que mejore tu autoestima, que te distraiga de la realidad, que fuerce tu organismo y que te permita hacerte un tatuaje bien visible que te distinga del resto de mortales.

¿Pero cuál es la motivación para superar un reto? Hay múltiples respuestas: ganarte el respeto de tus amigos, fortalecer tu autoestima, infringirte una especie de autocastigo, tener una carta de presentación, conquistar la admiración de los que no saben exactamente lo que has hecho, huir hacia adelante, distraerte de una realidad que no te gusta, etc.

Pero lo que es más importante, ¿Cuál es el coste de superar un reto? Lo que te voy a contar es real como la vida misma. El coste es dejar sola a tu pareja con un bebé recién nacido todo el fin de semana, cada fin de semana; el coste es tomar entre 4 y 12 pastillas diarias para poder realizar y recuperarte de unos entrenamientos para los que no estás preparado; el coste son las numerosas muertes por sobreesfuerzo que se han producido en los últimos años; el coste es un aceleramiento del desgaste de articulaciones, tendones, órganos vitales y musculatura que repercutirá en el sistema sanitario en unos años…

Practica deporte. Sin ningún tipo de duda. Yo lo hago. Prácticamente a diario. De hecho me mudé a vivir al Pirineo para poder estar cerca de las montañas que tanto amo. Me podréis ver corriendo, pedaleando, caminando o esquiando por el Pirineo. Algunos días también voy a nadar a la piscina, me encanta nadar. He jugado a waterpolo, corrido maratones y ultramaratones, escalado, jugado a tenis y todo lo que se me ha puesto por delante, sea organizar una expedición al Aconcagua o practicar lanzamiento de martillo… incluso hace más de 20 años disputé algunos triatlones, no te creas que no hago deporte, en absoluto.

Me encanta pasar una o dos horas practicando actividad física cada día –pero no siempre es posible–, incluso llevo a mis clientes a la montaña a realizar sesiones de 'coaching' mientras caminamos, esquiamos o pedaleamos; pero señores, no pongan en riesgo su salud, no practiquen deporte de manera obsesiva, no sobrevaloren sus propias capacidades, no incurran en sobreesfuerzos, no se dejen impresionar por los logros de otras personas que a menudo son falsos, no sacrifiquen su pareja, hijos y trabajo por una camiseta de finisher que te da un estatus aparente… tan solo aparente.

Disfruta mientras haces deporte, si no eres capaz de sonreír cada minuto que estás haciendo deporte, revisa lo que estás haciendo. Si no eres capaz de disfrutar del paisaje, mejor analiza cómo practicas deporte. Un reto supone un esfuerzo, pero no un sufrimiento, no te equivoques.

No dejes de hacer deporte. Insisto, haz deporte; si puedes cada día, pero hazlo de manera equilibrada. No hipoteques tu vida por una camiseta. Toma tus propias decisiones. No te plantees retos por presión social. No quieras demostrar a nadie lo que eres incurriendo en un riesgo para tu salud. Disfruta mientras haces deporte.

El uruguayo sentenció con un doblete aprovechando dos graves errores defensivos del Espanyol