El Periódico

Venta anticipada Raimon en el Auditori 2015

LOS ESCÁNDALOS DE CORRUPCIÓN

Iñaki Anasagasti

Senador del PNV por Vizcaya.

El Tribunal de Cuentas está comprado

"Apuéstese por un Tribunal de Cuentas demoledor y mándese a los actuales representantes a su casa o esto no tiene remedio"

Viernes, 1 de febrero del 2013 - 19.40 h

Francisco Camps y Mariano Rajoy, en la campaña electoral del 2011.

El delito, el abuso, el robo es algo inherente al hombre a su condición humana. Está en la esencia de sus pasiones y sus debilidades. Es pues una realidad y una evidencia. Pero ante ella solo caben dos reacciones: la inhibición que la fomenta o el estricto control que la depura.

Hay suficientes sistemas de control. El Banco de España lo tiene, pero Zapatero nombró a Fernández Ordóñez y este miró para otro lado. La Comisión Nacional del Mercado de Valores existe, pero gente venal deja de controlar operaciones extrañas. Y, finalmente, el Tribunal de Cuentas también tiene la gran responsabilidad de fiscalizarlo todo, pero sin embargo lo hace tarde, mal y sin tocar a los amigos.

No es de recibo que los informes del Tribunal de Cuentas lleguen al Congreso cinco años después de su plazo. Y que no digan casi nada. ¿Por qué? Sus miembros los eligen como canonjías el PP y el PSOE. Cuando gobierna uno, el otro es oposición, pero muy moderada. Y al revés. Una vergüenza democrática. Es la gran corruptela de la democracia. Unos señores, aparcados de sus partidos, cobrando sueldos inmerecidos y no interrumpiendo la digestión de nadie.

Según la Constitución sus funciones son estas:
Artículo 136.1. El Tribunal de Cuentas es el supremo órgano fiscalizador de las cuentas y de la gestión económica del Estado, así como del sector público.
Artículo 136.3. Los miembros del Tribunal de Cuentas gozarán de la misma independencia e inamovilidad y estarán sometidos a las mismas incompatibilidades que los Jueces.

Más claro agua. Pero no ejercen. Están comprados.

Mientras no haya un Tribunal de Cuentas con sus miembros elegidos entre los mejores economistas, los mejores detectives, los mejores sociólogos, los mejores abogados y que sean vitalicios y bien pagados para no estar al albur de la refriega política seguirán los Bárcenas, los Naseiro, los Palop, los Sanchís, el 'caso Gürtel', Jesús Gil,... y ese largo etcétera que está haciendo de España una democracia de mordidas, coimas, sobres, influencias y delito. Empezando por la Casa Real.

Apuéstese por un Tribunal de Cuentas demoledor y mándese a los actuales representantes a su casa o esto no tiene remedio.

http://ianasagasti.blogs.com/mi_blog/

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario