El Periódico

Català de l'Any 2016

El nuevo escenario educativo

Carles Barba

Vicepresidente de la Fundació Catalana de l'Esplai

La educación a tiempo completo

La formación de los niños y los adolescentes está distribuida en muchos espacios de la vida

La educación a tiempo completo

JOAN CORTADELLAS

Estudiantes de la Escola del Mar de Barcelona.

Opinión

Miquel Àngel Alegre

Miquel Àngel Alegre

Analista de Ivàlua  y corresponsable del proyecto 'Què funciona en educació' impulsado per Ivàlua y la Fundació Jaume Bofill.

Emociones en la escuela, sí pero...

entretodos

Publica una carta del lector

Contra el oportunismo político en Sant Jordi

Patricia FernándezViladecans

Carta d'un escriptor nonagenari: "M'he editat 54 llibres"

enric sànchez-cidVinyols i els Arcs

Participa

Miércoles, 21 de diciembre del 2016 - 11:39 CET

El sábado 5 de noviembre celebramos los 30 años de la Federació de Moviments de Renovació Pedagògica de Catalunya. El evento sirvió para compartir el apasionante momento de debate y voluntad de cambio que vive la comunidad educativa. César Coll, de la Universitat de Barcelona, afirmó en una de sus intervenciones: "El gran cambio que se ha producido es que la educación está distribuida en muchos lugares. No solo en la escuela".
De hecho, siempre ha sido así. Todos sabemos que los niños se educan en la familia y también en los espacios de su tiempo no lectivo. Sin embargo, ahora esto es mucho más real que nunca, en la medida en que con la incorporación de internet y las tecnologías asociadas, ni la información, ni el conocimiento, ni muchos aprendizajes se proporcionan sobre todo en la escuela, en un aula ya través del maestro. Como nos decía Coll, "ha cambiado el qué, el cómo y el quién".
Si compartimos esta idea y queremos transformar la educación y ser innovadores, no podemos hacerlo interviniendo exclusivamente en el marco de las aulas.

Las posibilidades que ofrece el tiempo de ocio son tan importantes como las del tiempo lectivo

La vida del niño y el adolescente es en el aula, pero también en el comedor y el patio. En casa, en el club deportivo, en el esparcimiento y en la calle. Se construye en la clase con los maestros y los compañeros, pero también con los padres, con el entrenador, con la monitora y con los amigos. Los chicos y chicas aprenden a leer y a expresarse, a entender el funcionamiento de las cosas, a identificar, analizar y resolver problemas. También a convivir y resolver conflictos, a cooperar y trabajar en equipo, a expresar y controlar las emociones, a participar y servir a la comunidad, a asumir responsabilidades y ser más autónomos, a amar, divertirse y disfrutar de la vida. Todo esto lo aprenden en el horario escolar pero también y en según qué aspectos sobre todo, al mediodía, por las tardes, los fines de semana y en las vacaciones.

OCIO Y DESIGUALDADES

De hecho, estudios recientes destacan que las oportunidades educativas en el tiempo libre son del todo decisivas en los itinerarios vitales de los niños y adolescentes. Determinadas competencias, valores y actitudes se adquieren especialmente en las actividades de ocio.
Asimismo también sabemos, que es en este espacio donde hoy se produce más desigualdad, en la medida en que el acceso a las mismas depende de los factores socioeconómicos familiares. La batalla de la calidad y la equidad educativa se decide en buena parte en el tiempo libre de los niños.

A pesar de todo ello, muchas de las iniciativas de cambio educativo, también de las políticas, siguen excesivamente centradas en las materias regladas y con los maestros como actores casi exclusivos. Sufrimos de un cierto 'escolacentrismo' que convive paradójicamente con un relato que quiere poner al niño en el centro de la acción educativa.

No le podemos pedir a la escuela, menos aún a los maestros y profesores, que resuelvan toda la educación de los niños y adolescentes. Es tarea de todos. Hay pues dar un paso. Parece contradictorio afirmar que "es toda la tribu que educa al niño" y en el momento de concretarlo hablar solo de las aulas y los maestros.

MIRADAS DIVERSAS

Hace unos días, convocados por Fundesplai, nos reunimos en El Prat unas 40 personas e instituciones comprometidas con el cambio y la transformación educativa. Lo hicimos desde miradas diversas, bajo una misma convicción: es en las confluencias entre el tiempo escolar y el de ocio donde se encuentran algunas de las claves de la innovación educativa.

El encuentro partía de la consideración de que uno de los muros que está cayendo es precisamente el del tiempo lectivo y el no lectivo, entre la escuela y el entorno y entre la educación reglada y la educación en el tiempo libre.

Compartimos que las experiencias innovadoras en la escuela integran conceptos que también son bien presentes en la educación en el tiempo libre como el grupo, la educación por proyectos, la inclusión y la personalización educativa.

Cuatro experiencias territoriales de Viladamat, Sant Cugat, Sant Boi y Sant Joan Despí nos sirvieron para ejemplificar que el éxito educativo es más posible cuando se trabaja de forma compartida y en base a la confianza con el resto de actores. Con un proyecto educativo común. Se trata simplemente de una muestra, pero hay cientos en Catalunya.

El abordaje de la transformación educativa, tanto desde el punto de vista pedagógico, como social y organizativo, también de las políticas, pide una visión de 360º en la vida del niño y por lo tanto no solo centrada en el tiempo lectivo. "La educación a tiempo completo" es una buena propuesta en esta dirección.

La RFEF ha comunicado que el andaluz sólo se perderá un partido; el de este miércoles contra el Deportivo