El Periódico

Opus mei

josep Pernau

'Rica i plena' lo resiste todo' (31/7/2009)

Viernes, 31 de julio del 2009

Un siglo de música vinculada a Catalunya salía por una puerta pequeña del Palau. Era un Millet, Fèlix, miembro de la dinastía de los Millet, siempre expertos en sinfonías, en locales modernistas, entre ellos la obra maestra de Domènech i Montaner, y en todo lo que significa gloria y amor a Catalunya. No era un día muy indicado para recordar aquella dita tan nostra: «De Catalunya n’hi ha una, que amb l’Orfeó Català i el Barça són tres». Efectivamente. El himno azulgrana no es un gran valor de la composición musical, pero vibran los corazones cuando suena aquel párrafo «tot el camp és un clam». En el Barça de Laporta, el Millet de este siglo no podía faltar.

Salía por una puerta pequeña, porque no era el momento indicado para salir por la principal, que es la que equivale a pompa y ostentación, y aquel día el personaje se había visto acusado de apropiación indebida y falsedad. La anómala situación requería el registro e incautación de documentos, que, ordenada por el fiscal, llevarían a cabo los Mossos d’Esquadra. Así lo cumplieron los agentes del cuerpo que cargaban los ordenadores en una furgoneta, con el rostro desfigurado por una neblina fotoquímica que protege la identidad de las personas.

Los afectados lo están en calidad de presuntos. La justicia dirá en su momento lo que corresponde hacer. De momento, se obra con discreción. A favor o en contra, salen instituciones de la Catalunya rica i plena por todas partes. El Palau, el Orfeó, el Barça, los Mossos d’Esquadra... Ahora se entiende por qué la noticia no tuvo en los primeros momentos el eco que cabía esperar. El franquismo se apropió del patrimonio arquitectónico y musical, hubo incidentes en su interior y todo lo resistió. Un Millet y sus socios no serán un problema.

No le asusta tener que ganarse la titularidad, pero tampoco quiere aburrirse en el banquillo