El Periódico

Viernes, 18 de julio del 2014

Casi todas las cosas importantes que nos pasan en la vida son una carambola. El amor es un ejemplo y lo que acaba de ocurrirle a Pedro Sánchez, nuevo secretario general del PSOE, otro más. Si Eduardo Madina no se hubiera empeñado en «un militante, un voto» hubiera sido imposible que un desconocido llegara a la cúpula del partido. Para un hombre que perdió una pierna en un atentado etarra, la palabra tragedia debe tener un campo semántico muy estricto, pero sin duda lo que acaba de pasarle a Edu Madina en las elecciones internas, es cualquier cosa menos una comedia. La multiplicidad de teorías que acompañan el análisis de lo ocurrido es desternillante. Puede escucharse y leerse una cosa y su contraria. El despiste es monumental. Sánchez es al tiempo el mimado y el perseguido por el aparato. El más moderado y el más radical.

Si la palabra de los políticos tiene poco valor, habrá que esperar los hechos que las ratifiquen o no. Que el nuevo SG socialista era el preferido de los conservadores era una leyenda que sabíamos que duraría lo que una falda de lino bien planchada. Bastó que ordenase votar contra Junker como presidente de la UE para que fuera señalado como un irresponsable que incumple la palabra dada. No la suya, la de Rubalcaba, claro. Aún no han entendido que el nuevo SG ya no es el que adquirió ese compromiso. Es más, ganó las elecciones por haber propuesto oponerse a Junker y lo que representa.

El nuevo líder del PSOE no lo tiene fácil. La primera espada de Damocles son las primarias para el cartel de la Moncloa. Unas primarias que no tienen sentido, salvo el suicida. Pero sus detractores se lo recordarán sin tregua, ignorando que otras elecciones internas son más que un tiro en el pie, un tiro de gracia. PP y Podemos están esperando para repartirse lo que queda del botín.

Los escenarios

Dibujemos escenarios: tres meses después de escoger un nuevo secretario general y haber celebrado un congreso, volverán a preguntarse, cual calavera hamletiana, si Pedro es o no el mejor candidato a presidente del Gobierno. O sea, en tres meses van a hacer una segunda vuelta. ¿Es eso? Y si ganase otro u otra candidata, habría que hacer un nuevo congreso para dar respuesta a la desautorización del SG. Y así ad infinitum mientras el señor Mariano toca el pito, manda firmes y sigue lanzando decretos leyes hasta que al país no lo conozca ni la madre que lo parió, que diría Guerra.

Ustedes verán, señores y señoras socialistas. Visto desde el marco de la ventana, o se ponen ustedes junto a, con, sobre, tras…Pedro Sánchez o la preposición que les perseguirá será la de sin. Sin espacio electoral, devorados a derecha e izquierda por partidos que no andan sacándose los mocos cada día. Dejen de mirarse el ombligo y manos a la obra.

El Barça activa el fichaje del centrocampista brasileño, de 28 años, del Guangzhou Evergrande