El Periódico

Català de l'Any 2016

Punto y aparte

Chris Brunskill Ltd

Iniesta supera a Alves en el Barça-Juventus del Camp Nou.

Jueves, 20 de abril del 2017 - 21:17 CEST

Hay trabajo por delante. Suceda lo que suceda en el Bernabéu el domingo, gane o pierda el Barça, aplace o no la resolución del título de liga, lo que parece evidente es que la dirección deportiva del club y su junta directiva deben afrontar una obra de más enjundia que la del 'Espai Barça'.

El pasado 18 de diciembre, al término del Barcelona -Espanyol, Jordi Mestre, vicepresidente del club afirmó en Movistar Plus que la renovación de Leo Messi se definiría en el primer trimestre de 2017. Finalizando el mes de abril, no hay noticias al respecto, y menos oficiales.

BUSCAR ENTRENADOR

El anuncio de Luis Enrique de que no continuaría en el Barça el año próximo obliga al club a buscar entrenador. Dijo Robert Fernández que la decisión la tomaría él en su momento, que debe ser alguien “que conozca la casa” y que los últimos resultados (el de la Juve en Turín) no afectarían a la decisión sobre el banquillo. Y sin embargo, todo hace indicar que las opciones de Unzué subieron tras el 6-1 pero murieron en la orilla de Turín. A pesar de los pronunciamientos favorables de jugadores importantes de la plantilla. ¿Y Valverde? Si él es el elegido y ya ha comunicado su decisión de no seguir en Bilbao, ¿por qué no rematar la cuestión, acabar con las especulaciones e ir poniendo la primera piedra de la obra? ¿A qué se espera?

Elegir entrenador y renovar a Messi e Iniesta es una obra de mayor enjundia que el 'Espai Barça'

Si hay tres jugadores que han determinado el juego del mejor Barça de la historia han sido Messi, Xavi e Iniesta. La renovación de este último está en el aire. Y si no llega a producirse, es de esperar que sea por deseo del jugador, como ocurrió con Xavi, y con una despedida a la altura. Ambos son irrepetibles. Lo demuestra que dos años después, ese centro del campo no ha vuelto a sonar como cuando interpretaban ellos.

EL PRIMER INTENTO NO HA FUNCIONADO

Nadie dijo que fuera fácil. Pero el primer intento no ha funcionado. Si el Barça ha llegado hasta hoy con opciones de dos títulos ha sido agarrado a la efectividad de su tracción delantera. Esa es la única línea que el nuevo proyecto no tendrá que tocar. Pero de ahí hacia atrás, el replanteamiento debe ser profundo y de garantías.

Dijo Luis Enrique a principio de temporada que tenía la mejor plantilla desde que llegó. Aún no había llegado Paco Alcácer. Quizás debió usar la palabra “equipo” donde dijo” plantilla”. El Barça ha demostrado no tener un “ fondo de armario” a la altura que exige un club que aspira a ganar las tres grandes competiciones. Solo hay que ver el juego que él ha dado (y le han dado a él) el propio Alcácer, Aleix Vidal antes de la lesión, Lucas Digne, Denis Suárez o Arda Turán.

Zidane mira al banquillo y ve a Isco, James…y a Asensio. ¿Dónde está el Asensio del Barça?