• Jueves 17 abril 2014, 02:43 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión
Anna Pacheco y Andrea Gómez

JÓVENES (SOBRE)SALIENTES

Anna Pacheco y Andrea Gómez

Impulsoras del blog Jóvenes (sobre)salientes

Microondas de ideas creativas

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Viernes, 1 de febrero del 2013

Junten siete mentes jóvenes en una oficina de 30 metros cuadrados, reúnan algún que otro Mac, una neverita y un sillón para las noches largas. El resultado, aparte de un buen grupo de amigos puede ser el siguiente: una agencia de publicidad especializada en presencia online y redes sociales. ¿Si los jóvenes estamos más tiempo en Facebook que ante nuestras madres quién mejor para desarrollar marketing 2.0 que veinteañeros? Ese es el punto de partida de Jirada, y no les va nada mal.

De izquierda a derecha, Albert Ros, de 23 años; Hernán Loyza, 26; Lluís Rotger, 23; Alejandro Delgado, 23; Ignacio Jiménez, 21, Publicidad y Relaciones Públicas (Abat Oliva CEU); Claudia Guillén, 22, Diseño Gráfico (Elisava); Martí Ganduxé, 20, grado superior Desarrollo Aplicaciones Informáticas.

El embrión de la agencia son 'compis', amigos de la universidad, todos ellos publicistas, aunque con distinta especialidad. A medida que fueron creciendo, necesitaron alguien con un poco de gusto, alguien con conocimientos de diseño, un programador que entendiese el maldito HTML y así se fue gestando lo que hoy es Jirada. "No somos compañeros de trabajo, ante todo somos amigos". Y es que lo que más valoran las empresas que han confiado en ellos, la grandiosa Nescafé entre las últimas, es su creatividad, son puro aire fresco. No soportan la vecina de enfrente que les dice que su aire acondicionado hace ruido ni los 'mails' de última hora cuyo 'asunto' es 'modificaciones'. La oficina tiembla cuando oyen cambios de última hora. Su ritual de cada mañana es poner la canción del día. Y no podrían vivir sin su pimpón (unas palas de pimpón, un futbolín o la 'play' parecen ser los requisitos indispensables de toda oficina guay con gente joven en su interior. Tomen nota.)

Todo nace de la mononucleosis --sí amigos, la enfermedad del beso es lo que tiene-- y muchas horas en casa. Estaban en segundo de carrera y Alejandro tenía que hacer reposo. En su cabeza solo veía que las cosas iban mal y que la gente joven no tenía salidas. Y, bueno, que ver Ana Rosa cada día también afecta. Un día decidió presentarse a la universidad con un 'power point' bajo el brazo, cogió a los amigos por banda y en cinco minutos los tenía convencidos. Pero no sabían ni por dónde empezar. Reconocen que al principio eran un poco 'Asociación de ideas creativas', ir aportando planes a clientes, algún que otro trabajito para los amigos de la 'uni' y así. Pero en los inicios hay debate. "¿Lo primero no fue esa peluquería? No. ¿No fue esa página de discotecas que querían 'customizar' Facebook?". La cuestión es que empezaron y la gente quedó contenta.

Con un salón y un súper debajo de casa

Y la típica pregunta ¿Ayuda de quién? ¿De dónde salen los recursos? Pues ayuda de los amigos. Hay que echar mano de todo contacto viviente, el boca-oreja, padres predispuestos y ese amigo de Económicas que tanto entiende de números. Al hablar de recursos ríen, risita nerviosa. "Lo más importante era preguntarnos qué podíamos hacer con cero euros, bueno, nuestra primera inversión fue pagarnos el transporte para llegar a su casa, nuestra oficina era su salón, algunos clientes decían que querían venir a la oficina, y nosotros ¡No! Ya vamos nosotros, hombre". Cosas de la juventud, con un salón y un buen súper debajo de casa uno monta un negocio.

Pero profesionalidad no les falta. Mientras estaban estudiando se organizaron una buena tabla de horarios. Mañanas oficina, léase salón comedor, y tardes clase. Para ajustar cuentas tenían una hucha-cerdito, y el irresponsable o tardón alimentaba las cuentas. Ahora ya tienen cuatro paredes propias y trabajan a jornada completa, pero nada de horarios aburridos. Aquí cada uno sabe cuando acaba su propio trabajo, unas veces serán las cuatro de la tarde, otras toda la noche en vela. Y, de momento, las cuentas salen, y siendo siete es que la cosa va bien. Y oye, que dicen que la cena de Navidad corre a cuenta de la empresa, "pero en el McDonalds, eh".

"Somos como hormiguitas, vamos pasito a pasito, no queremos fliparnos ni cobrar de más". Cuando les dijeron lo de Nescafé estaban en clase --la profesora aún se pregunta por qué algunos de sus alumnos se abrazaban efusivamente-- y aseguran que podrían haber cogido un taxi hasta la oficina, pero nada de eso, autobús y cervezas del 'paqui' en la oficina. Lo dicho, hormiguitas. Pero hay otras cosas más valiosas. Han salido recientemente en la revista 'Anuncios' por esta última innovadora campaña de microblogging de Nescafé. "Me ha llamado mi padre desde el trabajo y me ha dicho estoy muy orgulloso de ti, y eso..." Se miran todos y asienten. Cuando uno lucha duro cualquier reconocimiento es válido. En la universidad sí, les apoyaron, pero al principio todo parece efímero, algo pasajero de mentes inquietas, "al principio cuesta que te tomen en serio, pero cuando las cosas empiezan a ir bien es cuando todo el mundo te escucha".

Nada de sablazos

Son expertos en todo lo referente a online, han conseguido posicionarse como una agencia que sabe cómo optimizar la presencia de las marcas en las redes sociales. Se dice rápido, pero no es nada fácil. "Ahora miras la televisión y los anuncios aburren, nosotros solo queremos divertir". Y ser jóvenes les beneficia, o eso dicen. "La gente del sector no ha sido educada en el ámbito online, y cuando viene un veinteañero y les cuenta cosas que ni había imaginado, están totalmente abiertos a escuchar". Y porque no hay nada más transparente que un equipo de jóvenes. Ellos son de los que dan el móvil sin tapujos y se dejan llamar a la hora que haga falta. Por si hay dudas, dicen. Trato humano que le llaman los entendidos. Y porque no engañan, si ellos averiguan una estrategia mejor con menos coste, lo dicen. "Nada de sablazos". Es más importante ganar clientes, que grandes cantidades. De momento van bien.

Y el punto fuerte. En sus reuniones ofrecen palomitas, y eso tengas 20 o 40 años, te gana, o como mínimo te hace sonreir. La palomita es su imagen, su logo. ¿Por qué? Cosas de creativos. Todo empezó con un primer vídeo que hicieron donde se veía un maíz en una paella, sonaba la música de 'Tiburón' de fondo, y ¡pop! palomita hecha. Y de ahí lo han juntado con su propia filosofía: "Una persona o marca tiene un producto, es el maíz, no se puede comer ni compartir, nosotros trabajándolo y sacando ideas lo convertimos en palomita. Y nada mejor que una palomita para compartir con amigos".

¿Son o no son buenos vendedores de ideas?

www.sobre-salientes.com

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com