El Periódico

Domingo, 18 de junio del 2017 - 16:32 CEST

Es probable que usted sea una de los centenares de personas que hace unos días recibieron un watshapp en el que se alertaba de que en el Hospital de Sant Pau no quedaba “ni una gota de sangre”. Quizá también vio en alguna red social la imagen de la torre Eiffel con los colores de la bandera de España a modo de homenaje al triunfo de Rafa Nadal en Roland Garros. Tanto una cosa como la otra eran mentira. En el primer caso nadie sabe de dónde partió la petición falsa. En el segundo fue la cuenta de Twitter, Maldito Bulo, encargada de desmontar las falsedades que a menudo circulan por internet, quien explicó que la imagen del monumento francés correspondía a una campaña publicitaria del 2016. Por cierto, más de un medio la había dado por buena y la había publicado en su edición online.

Se ignora también la procedencia de los cupones de 150 euros gratis para comprar en Mercadona. Pero este mes la oferta ha ido corriendo de teléfono en teléfono. Hasta que hubo el desmentido.

Lo que antes era un rumor ahora se convierte en viral sin que medie comprobación previa. Solo hace falta ver cómo en facebook se repiten sin control las informaciones falsas sobre pintalabios que provocan el cáncer, curaciones milagrosas de tumores y tratamientos publicados en portales desconocidos que consiguen que haya quien les haga de altavoz. Muchos, movidos por la buena voluntad. Otros, por morbo, audiencia o incompetencia (a veces por todo a la vez). El último ejemplo de cómo triunfan las barbaridades lo ha dado el presentador Javier Cárdenas relacionando el uso de las vacunas y el autismo. Solo que se hubiese informado mínimamente se habría enterado de que la teoría a la que daba pábulo es falsa y proviene de un estudio de hace dos décadas y que fue desmentido (y retirado).

La red está llena de muertos muy vivos. A Ricky Martín lo mataron en un accidente de tráfico. Joaquin Sabina o el actor Benicio del Toro son otros famosos que saben lo que se siente al leer la noticia de tu fallecimiento. Que dicho sea de paso, debe de ser toda una experiencia.

El club quiere cuatro fichajes y se va a gastar 230 millones de euros