• Martes 21 octubre 2014, 20:15 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

EL 14-N

¿Fue penalti o ganaron los sindicatos?

"La disparidad de portadas sobre el 14-N hace a la prensa más daño como colectivo que la revolución digital"

Jueves, 15 de noviembre del 2012 - 17:17h. Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
Joan Cañete Bayle Periodista

España es una realidad paralela. O dos. O tres. Un país ideado por los guionistas de 'Fringe'. Esa es al menos la conclusión a la que un marciano (manido recurso en artículos de este tipo, disculpen el cliché) llegaría si le echara un vistazo a las portadas de los periódicos del jueves. La huelga general del miércoles, dicen, decimos la prensa en las portadas, fue un fracaso, fue una huelga limitada, fue muy general o fue masiva pero con impacto moderado.

Imagen de la marcha celebrada el 11 de septiembre del 2010. ARCHIVO / ÁLEX BELLART

Dicho de otra forma: la prensa, el periodismo, de este país, como gremio, como conjunto, es incapaz de informar a la opinión pública sobre qué sucedió el día de la huelga. Que las cabeceras discrepen sobre el análisis de lo sucedido, sobre si hay motivos o no para la protesta, sobre qué sucederá o qué debería suceder a partir de ahora no sólo es natural, sino que es exigible. Cada lector elige a sus medios según muchos criterios, y la línea editorial es uno de ellos. Pero que la prensa discrepe sobre los hechos lo único que hace es hundirnos como colectivo en el precipicio del descrédito. No es sólo cosa de la prensa escrita, elija qué canal o qué emisora de radio o televisión, qué tertuliano de según qué cuota y tendrá lo mismo: hechos diferentes, moldeados y adaptados a la ideología de cada uno. Por no hablar de la web, reino de la trinchera ideológica. 

Esto es como si fue penalti lo de Callejón en el Ciutat de València o fuera de juego lo de Alexis en Son Moix. Depende de qué cabecera dirá una cosa o la otra, independientemente del reglamento, de las imágenes, de la realidad misma. Toda opinión es respetable, se dice. Cuando las opiniones sustituyen los hechos, todos los hechos se convierten en respetables. Y eso no: todo el mundo tiene derecho a su propia opinión, pero no a sus propios hechos. De ahí a la realidad paralela sólo media un vuelo en zeppelín.

La disparidad absoluta, grotesca, en los kioskos y en las ondas sobre el seguimiento del 14-N hace a la prensa más daño como colectivo que toda la revolución digital. Daña la credibilidad, el único intangible que resiste a la marea 2.0. Si el periodismo no es capaz de decir qué sucedió ayer, de informar sobre el impacto de algo tan importante como una huelga y después, a partir de los hechos, interpretar y opinar según su línea editorial,¿cuál es en realidad la función social de la prensa? ¿Qué motivos hay para que sobreviva?

O dicho de otra forma: Si el periodista dice que lo de Alexis fue fuera de juego o no según qué camiseta viste el jugador y su medio, ¿en qué se diferencia el periodismo del comentario del hincha?

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com