El Periódico

Venta entradas Los Secretos cabecera

Gente corriente

Mauricio Bernal

Mauricio Bernal

Periodista

Enrique Rodríguez: «Marochos hay hasta en la luna; y también me leen»

Bloguero. Jubilado, vecino de Viladecans, ha montado una asombrosa red de blogs de Encinasola, su pueblo.

Viernes, 29 de julio del 2011

-Hace, yo diría, unos 15 años. Más o menos. El ordenador se lo había regalado a mi hija, Mónica, que entonces hacía la ESO, pero ella no le había hecho mucho caso. A mí, en cambio, sí me interesó, así que empecé a adentrarme, y a adentrarme, y a aprender, claro, cada vez más... Todo esto solo, ¿eh? A mí nadie me ha enseñado nada. Y aquí me tiene. Con el tiempo he llegado a adquirir un dominio del tema que, la verdad, no sé: yo creo que podría a la party esta de Valencia y dar una conferencia allí.

-Una habilidad que básicamente pone en práctica con su blog, ¿no?

-Mis blogs; en plural. ¿Sabe cuántos tengo? Que gestione yo, quiero decir, míos. ¿Sabe cuántos? 54. Marochos en la red es el principal, con el que empecé, pero ya ve: le han salido hijos por todas partes.

-Entiendo. Hablemos primero del blog principal. De Marochos.

-De acuerdo. La verdad es que fue idea de un amigo. Un amigo del pueblo, de la infancia, Santos, se llama. Él fue el que un día, sabiendo que yo me había aficionado a esto, me dijo que por qué no hacía un blog del pueblo, con información del pueblo. A mí me pareció una buena idea.

-Eso fue hace...

-En el 2006, hace cinco años. Los primeros días entraban cinco, 10 personas, luego las visitas fueron aumentando, la gente se fue enterando de la existencia del blog y ahora, hoy en día, no baja de 100 visitas diarias. Mire, tengo este contador desde noviembre. Ahí. Mire. 100.000 visitas.

-Pues sí, la verdad es que son muchas. Encinasola. Ese es su pueblo.

-Encinasola, sí, y el blog se llama así porque el gentilicio de los que somos de allí es ese, marochos. Es un pueblo de Huelva, pequeñito, de 1.600 habitantes, y yo la verdad es que me fui muy joven de allí, primero a Sevilla y después aquí, a Catalunya, pero ya sabe, el pueblo de uno es el pueblo de uno, la tierra tira. El blog es de hecho un vínculo que yo tengo con el pueblo; siempre sé lo que pasa allí.

-Debe tener una red de informadores allá...

-Claro... ¡Si son ellos los que hacen el blog! La gente me envía las noticias y yo las cuelgo, o me envían fotos, o convocatorias, lo que sea que tenga que ver con el pueblo, y yo lo cuelgo. Pero es que además tengo los otros blogs, y los marochos también me mandan cosas para publicar ahí.

-Venga. Hablemos de esos blogs.

-Bien. Mire, por ejemplo, tengo este, Mi poesía: la gente me manda poesías y yo las cuelgo. O este, Galería de arte marocha: me envían fotos de sus óleos, sus acuarelas, sus manualidades, y yo las cuelgo. O este: Fotos en caballos de cartón, porque cuando yo era pequeño existía en el pueblo la costumbre de fotografiar a los niños con caballos de cartón, y todos los marochos de mi edad tienen esas fotos y me las envían. O este, Paseo por el habla marocha. ¿Continúo? Son 54.

-No hace falta. ¿Puedo decir entonces que su mérito es haber juntado a los marochos en la red? Porque no habrá mucho blog de Encinasola...

-Exacto. Y el que ha intentado abrir uno, que lo ha habido, ha habido quien lo ha intentado, ha tenido que cerrar ante la evidencia. Porque no es solo en Encinasola, ¡yo tengo marochos que me leen en toda España!

-100.000 visitas son muchas visitas.

-Claro. Pero es que marochos hay hasta en la luna. Y también me leen.

-Dicho de otro modo, Encinasola está en el mapa de internet por usted.

-Ponga marochos en Google. Póngalo y vea la primera entrada. Y aún no le he dicho la otra parte. Los blogs que he hecho para otros marochos.

-Vaya.

-Santos, por ejemplo. Santos, al principio, escribía en mi blog, es una persona que escribe muy bien y yo lo animé a que me escribiera, hasta que un día me dijo: «Oye, Enrique, ¿por qué no me haces mi propio blog?» Y se lo hice. Los relatos de Lunes, se llama. Y así me ha pasado con mucha gente, marochos que colaboraban en mi blog y a los que en un momento dado les he creado el suyo propio. Aunque hay otros que simplemente me lo han pedido: me conocen, conocen mi blog, y me piden que les haga el suyo. ¿Sabe cuál es mi lema? Ningún marocho sin blog.

-Caramba. Debe usted ser una personalidad en ese pueblo.

-Si le contara. Cuando voy de visita no paro de ver gente. ¿Y sabe qué? El año pasado me nombraron emigrante ejemplar, que es como ser marocho del año. Me dieron una placa y todo. ¿Pero sabe qué es lo mejor?

-Dígame.

-Que no nací en Encinasola; llegué ahí cuando tenía 9 meses.

El nuevo diseño de Nike incorpora al nuevo patrocinador, Rakuten