El Periódico

Trucos de márketing

Juli Capella

Arquitecto

El derecho a reparar

@julicapella

Las grandes empresas nos dicen que solo ellos con competentes y fiables para arrglar los productos, cuando lo único seguro es que son los más caros

El derecho a reparar

ALBERT BERTRAN

Cadena de montaje de Seat en Martorell.

Domingo, 18 de junio del 2017 - 16:34 CEST

A menudo oímos esta frase: «Uy, arreglar esto es muy difícil, mejor compre uno nuevo». O bien, «debe ir usted al servicio técnico oficial». La asociación americana Repair.org está reivindicando algo que antes era obvio y ahora no tanto: el derecho a arreglar el producto que has comprado. Históricamente las grandes empresas han preferido monopolizar ese derecho.

Nos asustan con trucos de márketing, nos dicen que solo ellos con competentes y fiables, cuando lo seguro es que son los más caros. Arguyen que se violan sus patentes y 'copyright'. Pero no es cierto, es totalmente legal la reparación por tu cuenta. Una vez has comprado un bien, como propietario tienes derecho a arreglarlo de la forma que te parezca. Y no pueden ejercer ningún control sobre cómo decidas modificarlo, repararlo o revenderlo.

Recientemente han conseguido que Apple, –como ens su día intentó IBM– relaje la política de monopolio para reparar sus productos. Se trata de garantizar una reparación justa, donde las compañías productoras comuniquen a cualquier empresa de reparación los datos técnicos para poder actuar. Evidentemente, el consumidor tendrá la última palabra sobre dónde acudir.

En el mundo de los automóviles sucede lo mismo. Con su progresiva computerización, han aprovechado para atarnos a su servicio técnico, pues solo ellos disponen del 'software' adecuado. Antes, podías acudir con cualquier vehículo a cualquier taller, ahora debería seguir siendo igual. Lo contrario es una práctica abusiva, incoherente con el liberalismo que proclama el sistema. Y el derecho a reparar no es solo un acto de libertad, es asimismo un ahorro, no solo económico, sino también medioambiental.

La asociación Repair.org ya tiene acuerdos con diversos sectores y ha logrado leyes favorables en varios estados de EEUU que le dan la razón. Además, se constata que las empresas que ofrecen una posibilidad abierta de reparación están consiguiendo más favor del público. Una vez más, comprar se demuestra como un arma de configuración social, ¡disparemos!

El club quiere cuatro fichajes y se va a gastar 230 millones de euros