• Miércoles 17 septiembre 2014, 01:24 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión
Joan Carreras

EL FUTURO DEL AUTOGOBIERNO

Joan Carreras

Escritor

Democracia

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Martes, 22 de enero del 2013

En el Parlament hay un debate algo estrambótico que muchos ciudadanos no entendemos. Los diputados no discuten sobre el futuro del país, no toman posiciones a favor o en contra de que Catalunya se convierta en un nuevo Estado de Europa. Todavía no. Si todo va bien, este otro debate también llegará pero aún no nos hallamos en él.

Diálogo en Twitter entre los 'exconsellers' socialistas Ernest Maragall y Marina Geli.

La cuestión principal es, ahora mismo, si los ciudadanos de Catalunya tenemos derecho o no a decidir nuestro futuro. Y esto no tiene que ver con la independencia sino con la democracia.

Marco erróneo

Uno de los puntos más capciosos es el de la soberanía. Es decir: se discute si el país es un sujeto político. Parece una tontería, porque si Catalunya no fuera un sujeto no habría tenido un Estatuto de autonomía... y ya ha tenido tres (1932, 1979, 2006). Si no fuera "sujeto", no habría aspiración a constituirse en Estado. Pero por lo visto es un paso necesario porque esta declaración inicial es la que permitirá, un día, legitimar las decisiones posteriores, al menos cara a la comunidad internacional.

El problema central de este momento es que los partidarios del Estado propio se han situado, aunque sea provisionalmente, en el terreno de los que son contrarios y es debido a este movimiento extraño que hay tanta incomodidad.

Por eso sería muy conveniente simplificar, de manera muy comprensible, el marco de este debate temporal. No estamos hablando sobre Catalunya sino sobre la democracia.

Legalidad

¿Tienen los ciudadanos de un territorio derecho a decidir cómo se quieren organizar? Sí, lo tienen. Es un derecho que va más allá del entorno legal.

La apelación a la legalidad es tramposa. Con este mismo criterio, por ejemplo, las dictaduras no podrían convertirse nunca en sistemas democráticos. Que en España hubiera una reforma en vez de una "ruptura democrática" no quiere decir que este sea el único procedimiento válido. O, como ha dicho el exconseller Joaquim Nadal, ¿no es cierto que los diputados del PSC no consideran ilegal el Estatuto del 2006?

Divorcio

El PP, por ejemplo, podría empezar desde ahora mismo una campaña a favor del 'no', una gran campaña para convencer a una gran mayoría que el Estado propio no es una buena solución. Pero, de momento, prefieren simplemente destinar sus esfuerzos a impedir que esta decisión tenga lugar.

Aunque no se ha sabido aprovechar muy bien, lo cierto es que esta es su gran debilidad. Porque con esta orientación se han situado en el camino de la antidemocracia. Cuando dicen que un referendo sería ilegal, y lo repiten sin desfallecer, tratando de conseguir que el término "referendo" quede asociado para siempre al término "ilegal", hacen trampa. Porque nada sería tan simple como adecuar el marco legal.

Ya se refirió a ello un periodista británico el pasado otoño: mantener el matrimonio a partir de declarar ilegal el divorcio es tan inútil como patético.

Marco adecuado

Y es antidemocrático. He aquí el marco donde habría que entender qué somos: ¿estás a favor o en contra de la democracia? Esta es hoy por hoy la pregunta clave.

La otra trampa consiste en declarar que el sujeto es el conjunto de España. ¿Acaso fueron todos los habitantes de la antigua Unión Soviética los que decidieron si Lituania, Estonia y Letonia se convertían en nuevos Estados? Claro que no. ¿Acaso votarán todos los británicos en el referendo que el Gobierno autónomo de Escocia ha acordado con Londres? Claro que no.

Que el PP prefiera ir contra la democracia no nos extraña. Es el partido que ha heredado el franquismo sociológico, es el partido que cobija a la extrema derecha, es el partido de las grandes mentiras institucionalizadas (marzo del 2004).

Locura

Pero es bastante triste que el PSC dude si se quiere añadir. Si el PSC no considera que el país sea un sujeto, ¿por qué existe? ¿Por qué no se convierte en una federación más del PSOE en vez de preservar su identidad jurídica propia?

Los dirigentes actuales del PSC han enloquecido. Les preocupa tanto la disputa electoral con el PP que no saben cómo deben izar la bandera española sin abandonar la bandera catalana, sin entender que el contexto ha cambiado y que una parte muy importante del país (una mayoría, según las encuestas) quiere decidir, quiere que se haga esta consulta democrática.

El diálogo en Twitter entre dos 'exconsellers' del Govern que presidía el PSC (uno de ellos ya no pertenece al partido) pone al descubierto esta situación, y por eso la he elegido para ilustrar este apunte.

La pregunta

Los partidarios de la consulta hacen bien en pretender que el PSC vote a favor de la declaración, pero cometen un error garrafal cuando centran el debate en la capacidad de Catalunya para decidir a partir de una afirmación estrambótica sobre si el país es o no es un sujeto, y lo harían mucho mejor si centraran la cuestión en la democracia. Al PSC y al PP (aunque no sirva de mucho) se les debe pedir: ¿sois demócratas? ¿Sois partidarios de la democracia?

Si es que sí, olvide el marco legal existente y haga todo lo posible para adecuar este marco legal. Si un referendo es ilegal, haced todo lo que sea posible para hacer que sea legal (por cierto, ya tuvieron una oportunidad en el Congreso de los Diputados y decidieron votar en contra de esta opción).

En la España predemocrática, el divorcio era ilegal. Lo fue hasta el año 1981, el mismo año del último golpe de Estado militar que ha habido en Europa. ¿Quiere decir eso que la gente no tenía nunca ganas de separarse de su pareja antes de 1981? Claro que no. Quiere decir que el marco legal no se adecuaba a la realidad.

Aplausos y vergüenza

El PSC tiene derecho a decidir pero debe saber cuál es el marco de su decisión. ¿Están a favor o en contra de la democracia? ¿De verdad quieren sumarse a la extrema derecha y abanderar la antidemocracia?

Si el mismo día de la declaración hay una manifestación de la extrema derecha en el Parlament, por ejemplo, ¿querrá el PSC que estos manifestantes los aplaudan? ¿De verdad que quieren pasar esta vergüenza?

Es esto lo que tienen que decidir, si es que pueden, porque da la sensación de que lo que está ocurriendo confirmaría que el PSC no tiene derecho a decidir, que no es de verdad un sujeto y que depende de las instrucciones que le llegan la calle Ferraz de Madrid.

Por eso es tan triste comprobar que aquellas personas que los medios de comunicación situaban en un grupo calificado como el de los 'catalanistas del PSC' tienen tantas dudas y utilizan el argumento de la ilegalidad del divorcio. Conozco a algunas de estas personas y mi tristeza es tan grande que me cuesta hablar.

Futuro

Llegará un día, dentro de unas cuantas décadas, en el que un estudiante hará una tesis doctoral sobre el proceso y entonces, cuando lea las actas de los debates parlamentarios, alucinará. Habrá un día en que Catalunya conmemorará estas fechas y el PSC corre el riesgo de quedar marcado para siempre como el partido que eligió la antidemocracia junto al partido que cobija a la extrema derecha española.

Valientes

No me pregunto qué opina Joaquim Nadal porque ya lo ha dicho y estoy contento de que tenga la valentía de afirmar en voz alta: "No puedo estar más de acuerdo con la editorial de hoy del @diariARA. Sería lamentable que el PSC quedara fuera del acuerdo. ¡Clamor por la credibilidad!"

Y aún dijo más: "Temo que una vez más el PSC buscará un camino ambiguo que, a pesar del esfuerzo, irritará más que ayudará. ¡Quiero equivocarme!" ¡Gracias, Quim!

Pero sí me pregunto qué diría Josep Pallach y me temo que en la calle Nicaragua prefieren no hacerse esta pregunta porque intuyen la respuesta.

¿De qué hablamos?

Centremos el debate. No discutimos sobre el Estado propio. Todavía no. Estamos hablando de democracia. O estás a favor de la democracia o estás en contra. He aquí el eje del debate provisional.

¿Eres demócrata? ¿Convencido, profundamente convencido? ¿O no lo eres mucho, solo cuando te conviene, solo de esa manera?

Amigos del PSC, tenéis todo el derecho a oponeros a los partidarios del Estado propio, pero no podéis ir en contra de la democracia sin ir en contra de vosotros mismos, si no es que aspirais a obtener aún menos diputados en las próximas elecciones, si no es que estáis decididos, con todo el derecho a decidirlo, a liquidar el PSC y eliminaros del proceso más importante que ha vivido Catalunya en toda su larga historia.

¿No lo comprendéis? ¿Qué hacéis, amigos, que habéis perdido la cordura? Ya empezastéis mal con el intento de reventar el debate. Tenéis tiempo de rectificar. No perdáis esta oportunidad.

Y al otro lado, por favor, olvidaros del lenguaje enrevesado y los adjetivos sonoros. El mensaje de ahora es otro. ¿Independencia? Todavía no, ¡democracia! ¿Estado propio? Ya hablaremos. Ahora hablamos de democracia. Esta es nuestra fuerza porque contra la democracia, cualquier argumento es débil.

¡Democracia, democracia, democracia!

www.janquim.cat

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com