El Periódico

Ideas

Ramón de España

Ramón de España

Periodista

Basta de tonterías

Lunes, 4 de mayo del 2015

Se estrena 'Los Vengadores: La era de Ultron' mientras aún resuenan los comentarios vagamente racistas de Robert Downey Jr. sobre Alejandro González Iñárritu, quien tuvo el descaro de decir que las películas de superhéroes contribuían al genocidio cultural. A mí la obra de Iñárritu me aburre por pesada y pretenciosa,, mientras que Downey Jr. me parece un actor estupendo que se lucra rodando basurillas, pero en este caso me alineo con el cineasta mexicano. Como no soy dado al drama, dudo de que las pelis de superhéroes sean un genocidio cultural, pero las detesto por su estupidez manifiesta y porque me aburren tanto como las de Iñárritu. Diré más: los tebeos de las que proceden también son una mierda pinchada en un palo, y creo que ya está bien de considerar un genio al provecto Stan Lee, padre de tantos y tantos héroes con esquijama; alguien, que reconozcámoslo de una vez, se ha tirado la vida escribiendo memeces para adolescentes de escasas luces.

Cuando solo existían Superman y Batman, la cosa era tolerable. Cada uno vivía en su mundo y en su propia realidad (eso también se ha acabado, pronto los veremos en la gran pantalla intercambiando sopapos). Luego empezaron a salir superhéroes de debajo de las piedras, hasta el punto de que no quedaba en Nueva York una azotea en la que no estuviera alguno de esos mamarrachos oteando el horizonte. Evidentemente, tanta imbecilidad no podía ser desatendida por un Hollywood que le dejaba la vida inteligente a la televisión y se lanzaba a adaptar un tebeo tras otro.

Y luego, para acabarlo de arreglar, llegó el temible 'crossover', con esas películas en las que te meten 12 superhéroes por el precio de uno, como si fuesen la herencia lógica de 'Abbott y Costello contra los monstruos'. Si ya se requiere una enorme 'suspensión of disbelief' para creer en Superman, tomarse en serio a una docena de súper tipos exige un esfuerzo sobrehumano…No creo que estas birrias sean un genocidio cultural, pero sí un insulto a la inteligencia.

TEMAS

Piqué insistió en su deseo de ser presidente del Barcelona, aunque no lo ve "a corto plazo"