El Periódico

Jueves, 28 de marzo del 2013

Las informaciones sobre fugas en oleoductos suelen situarse en Nigeria, Yemen, México o Egipto. La mayoría de las veces, a causa de un sabotaje terrorista o por robos de hidrocarburos. Estos últimos, practicados de forma chapucera por unos paupérrimos habitantes que no se benefician del río de oro que atraviesa sus tierras o perpetrados a gran escala por mafias. En ambos casos, además de enormes pérdidas para las compañías petroleras comportan una grave amenaza para la vida. Tanto de las personas que se exponen a la extracción ilícita de material inflamable como del medio natural por los graves vertidos que pueden ocasionar.

Ahora podemos añadir un nuevo punto en el mapa de ataques a oleoductos: El Rourell (Alt Camp). Los autores del robo perforaron el conducto de acero y provocaron un vertido que estuvo a punto de causar una catástrofe ecológica en el río Francolí. Que posiblemente los ladrones se equivocaran de oleoducto y escogieran el de queroseno -de difícil comercialización ilegal- es tan solo una anécdota, pero quizá no lo sea el incidente en sí. A medida que aumenta la tasa de pobreza del país, también se incrementa el número de personas dispuestas a hacer lo que sea para ganar algún dinero y también las que están dispuestas a comprar combustible ilegal si así pueden pagarlo. Desgraciadamente, existen las condiciones para que se reproduzca el desastre. A dos metros bajo tierra, emerge una nueva inquietud.

El presidente del Barça, de vacaciones en Baleares, comentó los planes de futuro del club con varios directivos de la SD Formentera 

El FC Barcelona se ha asegurado una opción de privilegio sobre el futuro de Gabriel Jesus, que no firmará por ningún equipo sin antes comunicarlo al club blaugrana