• Miércoles 26 noviembre 2014, 10:50 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión
Susana Molina

Susana Molina

Periodista

Amor 2.0

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Martes, 23 de abril del 2013 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

El amor se está profesionalizando. Voy a intentar explicarlo porque así de entrada suena fatal. Conquistar a otro ser humano es (¿o debería decir era?) una de las actividades más divertidas y apasionantes de este mundo, pero por lo que me cuentan las técnicas se han vuelto muy 2.0. Las nuevas tecnologías nos acercan, y mucho, pero también nos vuelven cómodos, demasiado directos, poco románticos y simples.

Buscar un ligue, con o sin amor, en la actualidad pasa para mucha gente por las páginas de contactos que existen en la red, por las aplicaciones del móvil (hay una que los propios gays llaman “buscamaricas”), y por las redes sociales como facebook y twitter. Con estas nuevas herramientas empieza la fiesta. Algunas personas que conozco han usado y usan estos medios, y tienen anécdotas de todo tipo. No juzgo, ¡qué conste!, pero está claro que esta manera virtual de ligar es muy peculiar y hay que tener la mente muy abierta, asumir los engaños con estoicidad y, ante todo, pocos prejuicios.

Un chico al que conocí el otro día y gran usuario de estas herramientas del ligoteo(aunque algo asqueado) me decía: “¿Qué pasa con el flirteo, por qué ya nadie seduce a nadie? Ya ni jugamos con la mirada, ni hablamos un rato para conocernos, ni vamos a tomar un café, y la culpa de todo la tiene la puñetera tecnología. Antes ibas a un local y coqueteabas un rato, te echabas unas risas, y si te gustaba el chico pues quedabas otro día, o te ibas esa noche a su casa, pero había un principio. Susana, estamos fatal, nos enviamos las fotos de nuestras pollas por teléfono a los cinco segundos. ¡Tengo una colección!” Lo dicho, hay que tener la mente muy abierta. La verdad es que esta técnica de envío de miembros debe de facilitar mucho las cosas, y seguro que te ahorras muchos disgustos, aunque digo yo que tendrán que asignar un nombre a cada pene fotografiado porque si ya es difícil acordarte de una cara, no quiero ni pensar de un miembro viril.

¿Cuándo dejamos de conquistarnos con un mínimo de tiempo y paciencia, qué ha pasado con el misterio, dónde quedan los nervios en el estómago por alguien que te gusta, y eso de sentir la emoción de rozar a alguien por primera vez, desear sentarte al lado de la persona que te atrae, alucinar con una sonrisa, sonrojarte ante una mirada que dura demasiado, preguntarte si volverás a verle y cuándo, despedirte con un abrazo de esos que no olvidas aunque pasen 100 años? Parece que todas estas herramientas virtuales tienen éxito, pero la pregunta es si solo conducen al sexo rápido y no al amor. Pero no voy a ser carca, ni antigua, ya que de tanto en tanto de todos estos rollos virtuales salen parejas y tienen niños, o no, y son felices y comen perdices¿ o no.

Otro amigo, éste hetero, de buen ver y simpático, ha aterrizado en todo este mundo del ligoteo 2.0 no hace mucho y creo que está fascinado a ratos, aunque lo veo algo perdido y con muchas manías. “Nunca les escribo yo primero, porque si luego no me gustan es un marrón, y si viven lejos no me interesan. La mayoría de los tíos cuelgan fotos enseñando torso, pero yo paso. Me ha dicho un colega que tengo que perfeccionar las preguntas para no llevarme chascos como el del otro día, que la tía tenía un tipazo en la foto y luego resultó que era gorda, puso una foto de cuando tenía 20 años. A partir de ahora tengo que preguntar el peso y la altura” ¡Qué cosas! Para ligar en la red está claro que es necesario desarrollar una gran técnica. Seguro que yo sería de las que podría estar hablando durante meses y no quedar jamás por no romper el misterio. No me veo preguntando el peso y la altura, y mucho menos pidiendo la foto del miembro. Pero si a mí me grababan cintas de cassette con música romántica.

La verdad es que a pesar de que te comuniques a través de un ordenador, o de una foto que tiene más de 20 años, o que tu pene o tus pechos sean tu carta de presentación, llega el día en el que tienes que dar la cara y ahí es cuando aparecen de nuevo las sonrisas, las miradas, te comunicas con las palabras, con los gestos, y sientes de verdad. Y es en ese momento, y no antes, cuando sabes si te gusta o no una persona, porque no hay nada mejor que el vis a vis, como dice mi hermana Mercedes, para saber si alguien te pone. Y si te pone, amig@, no querrás que ese día acabe jamás.

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com