El Periódico

Al contrataque

Jordi Évole

Periodista

Aldekoa

@jordievole

Llegamos al hotel dulce hotel: un destartalado puticlub, esa noche sin su actividad habitual porque se alojaba nuestro equipo

Lo vivimos todo con el mejor anfitrión que se puede tener en África, el periodista Xavier Aldekoa

Aldekoa

XAVIER JUBIERRE

Una imagen de las calles de Goma, en la República Democrática del Congo.

Domingo, 2 de abril del 2017 - 17:45 CEST

La distancia entre Goma y Numbi no llega a los 400 kilómetros. En otro lugar se podría recorrer en 5 horas. Pero en la República Democrática del Congo lo navegadores te indican que no podrás realizarla en menos de 8. Luego la realidad te demuestra que serán casi 13. La mayoría de kilómetros no los hacemos ni por autovías, ni por autopistas, sino por caminos sin asfaltar. Eso sí, con peajes montados por policías corruptos que a cambio de unos cuantos francos congoleños te dejarán circular.

Xavier Aldekoa, a la izquierda, junto a los periodistas Juan Pedro Quiñonero (centro) y Mikel Ayestarán.

El último tramo es el más divertido. Ha llovido y el camino está impracticable. Los 4x4 en los que viajamos embarrancan cada pocos kilómetros, y a cada parada forzosa aparecen decenas de congoleños dispuestos a inventarse algo para desembarrancar. El barro sepulta las ruedas, pero los tíos logran sacar los 'jeeps' de lugares imposibles.

UN SOCAVÓN CON FUNCIONES DE ALCANTARILLA

Se nos hace de noche y cuando ya vemos las luces de la aldea de Numbi, nos quedamos en medio de un río. Llueve. Unas cuerdas atadas a otro vehículo nos sacan de allí. Parece que ya llegamos. Pero ya dentro de la población, la rueda de nuestro coche entra en un socavón que hace las funciones de alcantarilla. El grupo de congoleños agarra el 4x4 por la parte de abajo, y lo levantan a peso devolviéndolo a la carretera. Solo les falta gritar “Al cielo con él”, como quien levanta un paso de Semana Santa. Finalmente llegamos al hotel dulce hotel: un destartalado puticlub, esa noche sin su actividad habitual porque todas las habitaciones las ocupamos los miembros del equipo.

Me impresionan los periodistas que nos han hecho entender realidades complejas y lejanas

“Qué infierno”, pensaréis algunos. Pues os aseguro que no. Porque vivimos todo esto al lado del mejor anfitrión que se puede tener en África, Xavier Aldekoa. Me hacía mucha ilusión y a la vez me daba mucho respeto viajar con él, porque me impresionan los periodistas que nos han hecho entender realidades complejas y lejanas: Gervasio Sánchez, Enric González, Pérez Reverte, Ramón Lobo, Marc Marginedas, Olga Rodríguez, Javier Espinosa, Georgina Higueras, Mónica Bernabé, Mónica G. Prieto, Mikel Ayestarán...

LA NOTICIA DEL FICHAJE DE UMTITI

Aldekoa ya nos contó esos días que justo después de volver de la República Democrática del Congo, regresaría a Uganda. Hay que ser de una pasta muy especial para volver del Congo y en una semana regresar a Uganda. Quería completar el libro que estaba preparando sobre el mayor río africano, 'Hijos del Nilo'. Esta semana sale a la venta con portada de otro de los grandes: Samuel Aranda.

En uno de los momentos más chungos de nuestro viaje, cuando todos pensábamos que la rueda de aquel 4x4 no saldría del agujero de fango, Aldekoa seguía con su sonrisa (no se le borró en todo el viaje) haciendo fotos del paisaje o hablando con alguno de los niños que hacían nuestro mismo camino, pero andando. Ya otra vez dentro del coche, y poco antes de volver a embarrancar, Aldekoa sacó su móvil. Se conectó y como quien celebra una Champions, nos comunicó: “¡Hemos fichado a Umtiti!”. Y en ese momento pensé: “Yo quiero ser amigo de este tío”.

TEMAS

SPORT ha tenido acceso al contenido del auto judicial de la Audiencia Nacional