• Miércoles 26 noviembre 2014, 17:00 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión
La rueda

¿Educar? ¡Que eduquen ellos!

Sábado, 20 de noviembre del 2010 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
Francesc Escribano

En un país donde todo se tambalea, donde toda seguridad es incierta y donde toda esperanza es lejana, siempre queda un recurso: Belén Esteban. Para mucha gente se ha convertido en un modelo a seguir y un oráculo de consulta obligada e infalible. Es el nuevo chamán de la tribu, la nueva diva de la hipercultura del hipermercado de la hipertelevisión... Es la hostia, vaya. Dice inconveniencias de tomo y lomo y las disfraza de verdades que dice que todos piensan y nadie se atreve a decir. Tiene muchos seguidores. Pero su fuerza y naturalidad residen, más que en decir lo que piensa, en no pensar mucho lo que dice. Todo un ejemplo y un paradigma de populismo, demagogia y -quizá que no le demos más vueltas- de mala educación.

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 7 de la sección de Opinión de la edición impresa del día 20 de noviembre de 2010 VER ARCHIVO (.PDF)

Pues bien, de eso quería hablar, de la educación. Resulta que Telecinco, como si Belén fuera la presidenta del Gobierno -hay quien piensa que debería serlo-, organizó un programa de preguntas y respuestas para que la princesa se encontrara con su pueblo. De todas las preguntas, me quedo con la de un profesor que reclamó un mayor compromiso con la educación por parte de la diva y de la cadena. Lo dijo por la influencia que su ejemplo tiene entre los jóvenes con los que él trata. El profesor, según dijo, se empeña en infundir los valores del esfuerzo, el trabajo y el respeto a los demás entre sus alumnos, pero estos le dicen que con eso no irían a ninguna parte, que ellos a quien quieren parecerse es a Belén Esteban y a los concursantes de Gran Hermano. El profesor, que pedía ayuda y comprensión, se encontró con la cínica contundencia de la princesa y el presentador del espacio: «¿Educar? ­-le respondieron-. ¡Ese no es nuestro trabajo, para eso están las escuelas!». Y rieron. Y el público aplaudió. Y dijeron que ellos ni pueden ni quieren educar a nadie. Y el profesor ponía cara de circunstancias, pensando en cómo lo recibirían al día siguiente sus alumnos. Y yo me pregunté: ¿cómo algunas cadenas privadas son incapaces de asumir la más elemental responsabilidad pública? ¿Cómo, a diferencia de otros países de Europa, aquí se les da la licencia y después no se se les exige prácticamente nada?

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado