EDITORIAL

EDITORIAL: 'El paro en abril'

Miércoles, 6 de mayo - 00:00h.

Había especial interés en saber cómo evolucionaría la cifra del paro en el mes de abril, y no era para menos. De un lado, los más optimistas --pegados a la estadística más inmediata, la que refleja las altas y bajas en las oficinas públicas de empleo, el antiguo Inem-- confiaban en que el mes pasado iba a aportar algo de consuelo en la serie catastrófica que ha llevado a España a rebasar los cuatro millones de parados en pocos meses. Del otro, quienes solo ven en el registro del paro un indicio suficiente para confirmar los peores presagios de una recesión sin precedentes. Y en medio ha surgido el dato del desempleo de abril que debe servir para poner un punto de serenidad: el paro sigue subiendo (39.000 desempleados más), pero en cifras inferiores a las que se han ido produciendo los últimos nueve meses si se comparan con las del 2008. Continúa la pérdida de empleo, sí, pero no al ritmo tremendo iniciado tras el verano del año pasado.

Contribuyen a esta relajación del aumento del paro dos factores. Uno, de sobras conocido: España tiene una fuerte dependencia estacional, vinculada al turismo y el ocio, para crear y destruir empleo; la Semana Santa y las moderadas esperanzas de que en verano siga la atracción turística explican que la contratación temporal aumente. Otro, que el plan puesto en marcha por el Gobierno para dar empleo inmediato en pequeñas obras municipales también ha ayudado.

Hoy se reúne el Gobierno para analizar la efectividad de las medidas impulsadas para paliar el paro. Que estén en la buena dirección no presupone que sean suficientes. Con lo que está cayendo el empleo, se echan en falta más propuestas, por audaces que sean.