El Periódico de Catalunya

Viernes 24 noviembre 2017

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

USTED ESTÁ AQUÍ

Ramen House: la escena 'ramenera' hierve

Bols humeantes de fideos y contundencias, con una buena ración de cerdo en Gran Via

Ramen House: la escena 'ramenera' hierve

En Barcelona, el ‘ramen’ es religión, tal vez porque, durante décadas, la ‘escudella’ señaló el camino del humo. Acostumbrado al caldo contundente, despreciamos lo conocido y abrazamos la novedad (¿?) sin establecer paralelismos.

La madeja de fideos a la japonesa comenzó a desenredarse en Ramen-ya-‘vaya-cola’-Hiro. En Fan Shoronpo  hierve también una marmita en la que vale la pena caer, o asomarse con prudencia los temerosos. En ambos lugares fabrican sus propias pastas, algo poco común, entregados la mayoría a las convenciones industriales.

A la escena ‘ramenera’ de Barcelona ha llegado Ramen House (Gran Via, 682), cuyo primer establecimiento se encuentra en Manresa, sin quedar claro sin son chinos especializados en lo japonés o japoneses que parecen chinos.

El ‘shoyu ramen’ está rico aunque en mil bol la concentración salina era demasiado alta, bien por la soja, bien por el guiso de cerdo (creo que por lo segundo). Con Mian y Hawker 45 forman un 'pool' de lo asiático a pocas calles de distancia los unos de los otros.

Menú de mediodía a 12,50 con un buen pollo frito con curri y arroz, langostinos rebozados (solo dos, pero de buen tamaño) y unas ‘gyozas’ de pollo y verduras sin trascendencia (pero tampoco con queja). De postre, micro ‘mochi’ de queso.

Olvidad los ‘nigiris’: flojean, tal vez porque son chinos especializados en lo japonés o japoneses que parecen chinos.

Texto Alternativo

XAVIER GONZÁLEZ