El Periódico de Catalunya

Martes 26 septiembre 2017

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

ÓPERA

Hilarante viaje a ninguna parte

Emilio Sagi dirige el montaje de 'Il viaggio a Reims' de Rossini, versión actualizada de la sátira sobre la vieja aristocracia que abre la temporada del Liceu

Hilarante viaje a ninguna parte

JAVIER DEL REAL

Gioachino Rossini escribió 'Il viaggio a Reims', ópera bufa en dos actos, como una cantata para la coronación del rey Carlos X de Francia. Estrenada en París en 1825 llega al Liceu con montaje de Emilio Sagi, un experto en la escenificación de las óperas del compositor de Pesaro y en general del 'bel canto', y con dirección musical de Giacomo Sagripanti.

La coproducción del Rossini Opera Festival y el Teatro Real desembarca en el coliseo de la Rambla 14 años después de la versión de la obra ofrecida por Sergi Belbel y Jesús López Cobos con una piscina en el escenario. Un destacado elenco se enfrentará al artefacto cómico de esta actualizada sátira sobre la vieja aristocracia y a las exigencias canoras de una obra que cuenta con 14 solistas.

CORONACIÓN

La última ópera en italiano de Rossini fue considerada como "de circunstancias" al estar él entonces protegido por la corte francesa. Durante el reinado de Luis XVIII, quien recuperó el trono tras la caída de Napoleón y era hermano tanto de Luis XVI (ejecutado durante la Revolución) como de su sucesor Carlos X, el compositor recibió un trato generoso para que no abandonara París.

‘Il viaggio a Reims’

Gran Teatre del Liceu

Director musical Giacomo Sagripanti
Director de escena Emilio Sagi
Intérpretes Irina Lungu, Ruth Iniesta, Sabina Puértolas y Carlos Chausson
Del 13 al 20 de septiembre
De 12 a 248 euros

El nuevo monarca renovó su apoyo y el autor compuso la ópera de su coronación. Durante más de un siglo la obra pasó inadvertida hasta que, al encontrar nuevos materiales de orquesta en 1977 y tras dirigirla Claudio Abbado en 1984, recuperó el primer plano.

El desaparecido Alberto Zedda encargó esta producción a Sagi para el Festival de Pesaro (2001). El director escénico, que había visto el referencial montaje de Luca Ronconi de la ópera, renunció inicialmente al proyecto. "Pensé que era difícil acometer una empresa de parecida envergadura, pero fue el propio Ronconi el que me animó a hacer algo diferente", recuerda.

Lo consiguió y desde hace 16 años su propuesta sigue representándose en la ciudad natal de Rossini. El montaje ha triunfado en Tokio, en el Teatro Argentino de la Plata, el Real de Madrid y el Arriaga de Bilbao.

EL PESO DE LA MÚSICA

La versión del Liceu está basada en la de Pesaro, con ligeros retoques. Sagi la presenta en un escenario desnudo y dando prioridad al tratamiento de los personajes en una obra en la que la música se impone por goleada al concepto teatral. Zedda la calificó como "una pasarela del bel canto" por la variedad de arias, dúos y concertantes, incluido uno para ¡14 voces!

Texto Alternativo

JAVIER DEL REAL

La trama se desarrolla en el albergue-balneario de Madame Cortese. Unos trasnochados aristócratas, damas de la nobleza, militares y un especulador se reúnen en el centro para, desde allí, partir hacia Reims a la coronación del rey. Pero la falta de transporte les deja anclados en el lugar donde acabarán mostrándose tal como son, vacíos y enredados en sus obsesiones, celos y misterios. La puesta en escena se aleja del contexto histórico para centrarse en comportamientos propios de la 'beautiful people' de hoy.

La acción discurre en un único espacio, con poltronas y hamacas y la idea de un muelle cerca del mar, en el primer acto, y una guirnalda con bombillas para crear el ambiente de fiesta del final. De un vestuario con albornoces y ropa propia de una clínica de estética se pasa al fiestero de la continuación. "El de esta gente -dice Sagi- es un viaje a ninguna parte y el montaje explora con la tierna frescura de un moderno Rossini los problemas de estos personajes".