El Periódico de Catalunya

Miércoles 26 abril 2017

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

ACTUACIÓN

5 secretos de Los Secretos

El grupo ofrece un concierto en el Auditori, el martes 28, programado por Música Periódico

5 secretos de Los Secretos

Compra aquí tus entradas para Los Secretos en el Auditori de Barcelona

Antes de que se estrene el documental 'Una vida a tu lado', dirigida por el músico y amigo de la banda Chema Vargas (un recorrido por la vida, el día a día y la carrera del grupo, con la participación de Sabina y David Summers, entre otros), aprovechamos para que Los Secretos nos desvelen cinco secretos. Cada uno, uno. El conjunto actuará mañana, 28 de marzo, en el Auditori, programado por Música Periódico. En el concierto, además de recuperar sus éxitos adelantan que sonarán algunas de sus "canciones escondidas".

ÁLVARO URQUIJO. El cantante ha "ideado" un prototipo de guitarra

"Yo empecé en el 78 a tocar guitarra eléctrica ¡de doce cuerdas! En aquella época era muy difícil tener una y me compré la Hoffner porque era muy barata. Dos años después, tuve mi primera guitarra de seis cuerdas y, desde entonces, siempre las alterno en los conciertos y en los discos, la eléctrica y la acústica, y la de seis y la de doce cuerdas.

Texto Alternativo

El propio Álvaro nos envía la foto de su guitarra. ÁLVARO URQUIJO

Hace dos años convencí a Alberto García Ledesma (AGL musical) para que me añadiera dos cuerdas más a una guitarra acústica, el híbrido resultante (de ocho cuerdas) me encantó: tengo la sonoridad de doce, con la comodidad de seis. Un mes más tarde, hicimos lo mismo con una eléctrica que ahora es mi guitarra principal.

Recientemente, una marca valenciana que fabrica guitarras españolas, flamencas y acústicas (Alhambra) me ha hecho un prototipo de alta calidad (acústica) ¡siguiendo mis indicaciones! ¡Estoy tan contento con mi nueva guitarra!".


SANTI FERNÁNDEZ. El batería ¡es piloto de aviones (virtual)!

"Mi padre (con el que salgo en la foto) era mecánico de vuelo en Iberia y me inculcó la afición a los aviones. Llevo 25 años de piloto (virtual) volando el Boeing 737 y la Cessna 172, así que si voláis conmigo y los pilotos se ponen malos...¡estáis de enhorabuena!".

Texto Alternativo

Santi, aprendiendo a pilotar con su padre, exmecánico de Iberia.


JUANJO RAMOS. El baijsta le "birló" el instrumento a Victor Bailey

"Mi secreto tiene que ver con el sonido de mi bajo de la legendaria marca Pensa-Suhr. Lo construyeron para Victor Bailey [uno de los instrumentistas estadounidenses más reputados] hace 26 años en Nueva York. Yo me adelanté: después de probarlo, conseguí que me lo vendieran. Años después, coincidí con Victor Bailey y me comentó: 'Ja, fuiste tú. ¡Quiero el bajo!', pero en un tono muy agradable [risas]. Me dio la enhorabuena y todo. Me entristeció mucho su reciente muerte".


JESÚS REDONDO. El teclista-consejero del gran Antonio Vega

Debía ser en el 92, Enrique y yo estábamos trabajando en el local de General Perón temas para el próximo disco, ['Cambio de Planes']. Una tarde vino Antonio Vega, y tras unos momentos de charla, nos preguntamos por nuestros nuevos proyectos. Enrique y yo tocamos 'Colgado' y él nos felicitó. Que Antonio Vega te diga: "¡Jesús, qué música tan bonita!", no tiene precio. Luego Enrique le preguntó a Antonio, ¿y tú, tienes algún tema nuevo?'. Su respuesta fue cantarnos 'El sitio de mi recreo'. Cuando terminó el segundo estribillo, nos miró y comentó que no sabía si repetir la entrada para terminar. A Enrique y a mí nos debió salir una especie de "tío, así está muy bien". Colgado en el recreto, tuve mi momento secreto.


RAMÓN ARROYO. El guitarrista reivindica una legítima autoría ¡y el recuerdo de Enrique! 

Estábamos en un estudio grabando el álbum 'Continuará', allá por 1987 -¡qué lejos, madre mía!- y Enrique Urquijo tenía una canción sin terminar, muy bonita aunque andaba un poco atascado con el texto. Se trataba de 'No sé si se acuerda'. Al final. el bajista Nacho Lles y yo le echamos un cable. Por eso puedo contar el secretito de que los versos "y las veces que la creí ver nunca era ella" son míos. Una minúscula aportación al gran legado que nos dejó Enrique Urquijo, que sigue vivo en esas canciones que interpretamos cada noche de concierto.